Renfe

Inicio > Viajeros > Ofertas y promociones > Rutas en Madrid

Madrid-Rutas

Rutas en bicicleta

Ruta 1: Majadahonda

Distancia: 11 kilómetros.
Dificultad: muy fácil.
Desnivel: escaso.
Época recomendada: primavera – otoño – invierno.

Línea C-10 y C-7

Salir de la estación de Cercanías; dirigirse a una caseta que da entrada al parque. Al entrar en el recinto, hay que girar a la derecha y seguir por una pista que bordea el parque. Al cabo de un kilómetro aproximadamente hay que tomar un tramo de carretera; desde esta posición se puede ver un depósito de agua del Canal de Isabel II y hay que dejar a la derecha varias fincas. Se abandona el tramo asfaltado y se continúa por el camino de tierra que bordea la valla perimetral, que queda en todo momento a la derecha. Se llega a un desvío que baja hacia el cercano arroyo Valgrande, pero se deberá girar a la derecha y ascender hacia la Casa del Cerro y de ahí a lo que queda del palacio de Cotoblanco. Esta zona es una reserva natural desde la que hay unas preciosas panorámicas.

Se debe continuar el recorrido de la valla que queda a la derecha y después de pasar una zona deportiva, descender hacia el arroyo Valgrande y atravesar su cauce. Existe una senda botánica a lo largo del cauce del arroyo con paneles explicativos de las especies que se pueden encontrar. Para continuar la ruta en cambio hay que girar a la derecha y ascender hacia la urbanización Pinar del Plantío. Se llega a una rotonda y, sin salir del parque, se gira a la izquierda para continuar el trazado de la valla. Seguir por el Carril de los Caleros. En este momento, la valla queda a la izquierda ya que se ha dejado el término municipal de Majadahonda para entrar en el de Pozuelo. Este camino boscoso de gran belleza no tiene pérdida ya que tiene vallas a los dos lados. Al cabo de poco se atraviesa una puerta y se llega a un cruce. Hay que tomar la carretera que aparece enfrente. Unos metros más adelante se abandona la carretera (que va al Palacio Heredia-Espínola y que continúa hacia la izquierda) para retomar el Carril de los Caleros. Hay que continuar por el camino hasta llegar a El Barrial dejando a la derecha un centro comercial. Si se sigue de frente se accede a la estación de Cercanías de El Barrial. En este punto se puede dar por finalizado el paseo. Otra opción es continuar hasta un puente que cruza las vías, pero sin cruzarlo, girar a la izquierda y, dejando la vía a la derecha, tomar el camino que lleva hasta la estación de Majadahonda.

Ruta 2: Por el Monte del Pardo

Distancia: 18 kilómetros.
Dificultad: media.
Desnivel: mediano.
Época recomendada: primavera - otoño

Línea C-8

Desde la explanada de la estación de Pitis tomar el camino que desciende de frente y a la derecha (dirección Madrid). Se llega al arroyo del Fresno pero no se cruza. A la derecha surgen dos caminos. Hay que tomar el de la izquierda que pasa por debajo de las vías del tren dejando a la izquierda un grupo de infraviviendas. Al llegar a la M-40, se atraviesa por el puente y se sube por el barrio del Monte Carmelo hasta llegar a la tapia de El Pardo. Una vez allí, se gira a la izquierda hasta llegar a una puerta que debemos atravesar e introducirnos en el recinto de El Pardo. Éste es un espacio natural magníficamente conservado, en gran medida gracias a que era coto privado de caza de la realeza desde la Edad Media y por ello ha gozado de protección institucional desde tiempos inmemoriales. Se trata de uno de los encinares mejor conservados de la Comunidad. La mayor parte de esta zona protegida está cerrada al público por lo que gran parte de su ecosistema está prácticamente intacto y protegido del rápido crecimiento de la Capital.

Una vez dentro, se gira a la derecha para coger la pista que flanquea la tapia. El camino gira a la izquierda dirigiéndose al Palacio de la Quinta que queda a la derecha. Se sigue el camino de frente y luego se gira a la derecha siguiendo la tapia hasta llegar a la carretera M-612. Se cruza dicha carretera y se continúa por el camino hasta llegar a la Portillera de El Tambor (monte que mide 720 metros de altura). Sin salir del parque, se gira a la izquierda y se deja a la derecha una alambrada. Se trata de un descenso bastante largo que llega hasta el arroyo de La Nava que hay que cruzar. Continuar por una senda que discurre paralela a la alambrada.

Comienza un ascenso de un kilómetro aproximadamente hasta llegar a un mirador sobre el río Manzanares.

A la altura del palacio de El Pardo, empieza una divertida sucesión de subidas y bajadas hasta llegar al arroyo Fuente Salcedo que se deberá cruzar y subir por la ladera de enfrente. Al finalizar la subida, se divisa a la izquierda y por debajo de nuestra posición la colonia Mingorrubio, adonde hay que dirigirse bajando por un pinar.

Ruta 3: De San Martín de la Vega - Laguna de del Campillo, Rivas Vaciamadrid

Distancia: 24 kilómetros.
Dificultad: media.
Desnivel: mediano.
Época recomendada: primavera – otoño.

Línea C-3a

Esta zona está englobada en el Parque Regional del Sudeste que está formado por extensas estepas mezcladas con zonas lacustres y vegas en las orillas de los ríos, como el Jarama o el Manzanares, en cuyos márgenes se desarrollan sotos o bosques de galería.

Desde la estación de Cercanías de San Martín de la Vega, se toma el carril ciclable que sale hacia la izquierda y que llega hasta la M-301. Hay que cruzar la carretera y seguir por el camino que va paralelo al canal del Jarama. Se asciende por ese camino hasta Gózquez de Abajo. Al fondo a la derecha queda el parque de la Warner. Desde este grupito de casas y sin perder de vista el canal se continúa hacia la Boyeriza. Por el camino hay carteles que impiden el paso pero es únicamente para vehículos a motor. Al salir de la Boyeriza se continúa por el canal hasta alcanzar una presa que es de donde se toma el agua para el canal que se ha estado siguiendo. Es la presa del Rey. Hay que continuar y a la derecha queda la unión entre los ríos Manzanares y Jarama, zona algo descuidada y utilizada como gravera. Aquí hubo hace años un desprendimiento que cubrió el camino, pero una senda permite proseguir la excursión. Aquí la belleza la imprime la vegetación de ribera que cobija buena cantidad de fauna. Muy numerosos son los cernícalos. La excursión continúa (cuidado con los perros de las fincas colindantes) hasta llegar a la casa cuelgamuros. El río Manzanares hace una gran curva a la izquierda, lo mismo que el camino. Este es un bello paisaje que hay que disfrutar con los tajos que el río ha labrado en la roca caliza. El camino desemboca en otro a la altura de la casa Eulogio; se gira a la derecha hacia el Manzanares que hay que cruzar por el puente. Hay que volver a girar a la derecha dejando la escuela deProtección Civil a la izquierda y a la derecha vemos los cortados de la Marañosa. Se sigue por el tramo asfaltado en dirección a la A-3 y se cruza esta carretera por un paso subterráneo. A la izquierda queda la estación de Metro. Se gira a la derecha para coger la carretera que lleva al parque de la Laguna del Campillo. Se pasa una barrera y se gira a la derecha pasando por debajo de las vías de Metro dos veces. Y se continúa hasta llegar al Centro de Interpretación de la Naturaleza. El regreso es por el mismo camino hasta Rivas. Desde allí se puede regresar en Metro o desandar el camino hasta San Martín de la Vega.

Ruta 4: Colmenar Viejo - Manzanares El Real - Colmenar viejo

Distancia: 37 kilómetros.
Dificultad: media.
Desnivel: mediano.
Época recomendada: primavera – otoño.

Línea C-7

Se sale de la estación de Cercanías de Colmenar Viejo y se sube por la calle que queda enfrente. Al llegar a una rotonda se cruza por el lado de la izquierda y se continúa por el paseo Redondillo que tiene dos carriles por dirección. Hay que pasar varios cruces y pequeñas rotondas hasta llegar a la calle Pilar de Zaragoza por donde se baja hacia la izquierda hasta llegar al final de la calle. A partir de ese momento empieza el camino de tierra. Gran parte de este recorrido sigue el GR-124 o Senda Real y también el Camino de Santiago, por ello encontraremos las señalizaciones propias de estas rutas: dos bandas, blanca y roja, y flechas amarillas. Al salir del casco urbano de Colmenar, hay que continuar de frente (hay un camino habilitado para paseantes mientras duren las obras del consorcio urbanístico). Se llega a un cruce, pero se sigue de frente por el GR. En todo momento se está rodeado de fincas ganaderas separadas del camino por muros de piedra. Al llegar a una bifurcación, tomar el camino de la derecha. Hay algunas zonas difíciles por las grandes rocas del camino. Se llega a un cruce con unas puertas metálicas que hay que desechar. El camino desciende y se pasa por debajo de la vía del tren que llega a Miraflores. La ruta se acerca a las inmediaciones del río Manzanares, y la vegetación se hace algo más abundante. Después de ir encañonados, se desemboca en una zona abierta donde se divisa de frente el puente de la carretera de Cerceda. Hay que pasar por debajo y continuar hacia el puente romano que se debe cruzar. Se sube por la ladera opuesta y se continúa hacia la derecha siguiendo el camino que gira a la izquierda. Al cabo de un rato el camino vuelve a quedar flanqueado por fincas adehesadas en las que según la época se puede ver al ganado pastando. Se llega a un desvío a la derecha en el que hay una torreta de electricidad. Se toma ese desvío a la derecha y se asciende hacia la zona de Cabeza Illescas (1.138 m)Es el punto más elevado del paseo. Enfrente aparece la mole imponente de El Yelmo de la Pedriza. Se llega a otra bifurcación y se baja por la izquierda pasando una barrera y un “paso canadiense”. (El camino que sale a la derecha de éste termina uniéndose al anterior pero es muy escarpado, apto para expertos).

Durante la bajada hay preciosas panorámicas de la Pedriza y del Embalse de Santillana a la derecha. El camino termina en un puente que pasa por encima de la cola del pantano. Se sigue por esa calle dejando el cementerio a la izquierda para llegar a una rotonda. Se gira a la derecha y se toma un tramo de la carretera M- 608 con cuidado con el tráfico. A los 500 m salir del arcén hacia la derecha y tomar una senda que va paralela a la carretera. Desemboca en la gasolinera. Hay que bordearla (por delante o por detrás) y continuar paralelos a la carretera. A la altura del cuartel de la guardia civil retomar la senda cruzando la barrera. Esta senda bordea todo el embalse de Santillana por lo que la vegetación es muy abundante. Hay que tener cuidado porque se forman grandes charcos en algunas zonas del camino y en un momento dado habrá que cruzar un riachuelo. Finalmente el camino desemboca en una rotonda. A la derecha queda un hangar y la antigua carretera que se adentra en el embalse. Hay que pasar esa carretera y coger la siguiente. ¡Ojo al tráfico! Ese tramo llega a una rotonda y se gira a la derecha hasta alcanzar un carril bici que hay que tomar hasta la antigua estación de Soto (hoy restaurante). Justo antes del restaurante, girar a la derecha por un caminito para acceder a los andenes. Se gira a la izquierda y se toma una pista paralela a las vías del tren que quedan a la derecha. Hay que seguir por esta pista unos 6 kilómetros y salir de ella por la izquierda a la altura de unas casetas. Se toma un camino paralelo que llega al cruce con puertas metálicas que se desechó al principio de la ruta. Se gira a la izquierda y se retoma el camino del inicio pero a la inversa.

Ruta 5: Cimepozuelos- Aranjuez

Distancia: 21 kilómetros.
Dificultad: media.
Desnivel: medio.
Época recomendada: primavera – otoño.

Línea C-3

Saliendo de la estación de Ciempozuelos hay que pasar por debajo de las vías por el paso que existe. Al llegar a la rotonda hay que tomar la M-404 hacia Titulcia. Es una carretera asfaltada con tráfico. Hay que prestar atención. Al llegar a la siguiente rotonda se gira a la derecha, siempre en dirección a Titulcia. Se cruza el río Jarama por encima del puente y se llega a otra rotonda. Hay que volver a girar a la derecha y se continúa hasta llegar al río Tajuña que también hay que cruzar. Acaba el tramo de carretera y se toma la pista de tierra que sale a la derecha. El río Jarama discurre a la derecha donde también se observan los farallones producidos por el efecto de la erosión y a los pies de los cuales se desarrolla abundante vegetación de ribera y bosque de galería. La vía pecuaria por la que avanza la ruta está rodeada de tierras de cultivo que según la época (primavera u otoño) puede resultar muy agradable.

Al cabo de unos seis kilómetros se llega a la antigua N-IV y el llamado puente Largo de Aranjuez, pero hay que elegir la pista de la izquierda que sigue la dirección de la carretera.

La ruta ascendente nos lleva a una bifurcación poco clara donde hay que elegir el camino de la derecha. Hay que seguir subiendo la loma, ya al comenzar el descenso se abandona la cuenca del Jarama para entrar en la del Tajo.

En el siguiente cruce hay que seguir recto ya que el camino de la izquierda remonta el río Tajo. El camino gira de manera brusca a la izquierda. A los pocos metros hay que girar a la derecha. El ambiente se refresca de manera notable y la vegetación se vuelve más densa. No en vano estamos en las inmediaciones de uno de los ríos más importantes de la península. Al llegar al cortijo de San Isidro se respira una atmósfera que sirve de antesala para disfrutar del destino, el Real Sitio de Aranjuez, que queda tan sólo a cinco kilómetros. Por supuesto es imprescindible perderse por esta pequeña población: sus jardines, su palacio... Para el regreso no hay más que dirigirse a la estación de Cercanías de Aranjuez o desandar el camino.

Ruta 6: Alcalá de Henares y sus alrededores

Distancia: 42 kilómetros.
Dificultad: alta.
Desnivel: grande.
Época recomendada: primavera - otoño – invierno.

Líneas C-2, C-7

Para atravesar la ciudad hay que salir de la estación de Alcalá de Henares y dirigirse a la izquierda a la plaza de Diego Sobaños. Bajar por el paseo de la estación (se pasa junto al palacete de Laredo) hasta la calle Eras de San Isidro. Girar a la derecha hasta la vía Complutense y a la izquierda por la calle Tinte. Se deja a la izquierda el Colegio del Rey y la iglesia y colegio de la compañía de Jesús. Se gira a la derecha por la calle Libreros, se atraviesa la plaza Cervantes hasta el antiguo convento de los Trinitarios Descalzos y de ahí se baja por la calle Gran Canal hasta llegar a una glorieta. Hay que seguir de frente por el paseo Henares (al borde del río del mismo nombre). Al terminar el paseo sale a la izquierda un camino que bordea el río. Hay que seguirlo hasta llegar al puente de la carretera de Pastrana. Cruzar el río por la acera de la izquierda.Se llega a una explanada con una caseta. Es la entrada al parque. Se debe bajar por el camino de la izquierda. Al llegar a un cartel se toma un camino que aparece a la derecha. Se sigue de frente desechando varios desvíos. Al llegar a una bifurcación hay que coger el camino de la izquierda. Este camino va paralelo al arroyo de la Zarza. Hay que atravesar el túnel y desviarse a la derecha por una senda muy encajonada. Se gira a la izquierda y se continúa por la senda encajonada, no por la que sube. Después de varias curvas y toboganes, aparece un cruce. Hay que tomar el camino de la derecha que sube cerca de un cortado. Se accede a una zona arbolada. A la izquierda está el monte Ecce Homo. Se continúa por el camino de la derecha que comienza a empinarse. Se llega al Alto del Llano (punto más alto del recorrido) desde donde hay unas buenas vistas. Hay que adentrarse en una finca particular y continuar por el camino hacia la derecha. A la altura de unas construcciones hay que girar a la izquierda y emprender la bajada hacia Santos de la Humosa. Al llegar a un cruce, tomar el de la derecha hasta llegar a otro cruce. Se gira a la izquierda y se comienza el ascenso por una buena pista. No es necesario entrar en Santos de la Humosa. Hay que girar a la izquierda en un cruce hasta llegar a la carretera de Santorcaz. Hay que cruzar las vías del AVE a Zaragoza. Se cruza la carretera utilizando una senda que sale de una pineda y que va paralela a un arroyo. Se sigue ascendiendo y en dos cruces que aparecen hay que girar a la derecha. Se sigue ya recto hasta la carretera que hay que cruzar para llegar a Santorcaz. Se atraviesa el pueblo por la primera calle a la izquierda pasando por la ermita de la Concepción. Se continúa de frente para, después de desviarse a la derecha, llegar al repetidor de Anchuelo. Éste queda a la izquierda y se continúa todo recto por el camino que llega a un arroyo y se sube por la ladera opuesta. Se llega a un camino asfaltado de la urbanización El Robledal que se deja a la izquierda. Se desciende por una pista hasta Villalbilla. Al llegar a la carretera, se gira a la derecha y un poco más adelante (en el punto kilométrico 3,2) se toma una pista que sale a la derecha y se cruzan las vías de AVE. Se sigue de frente y se cruza la carretera que lleva a Anchuelo. Se sube al portillo de Anchuelo que vuelve a dar entrada al parque. Se continúa por la pista que sigue de frente hasta el punto por donde se entró al parque.

No queda más que deshacer el camino hasta la estación de Cercanías, no sin antes hacer una visita al casco antiguo de Alcalá.

Ruta 7: Aranjuez, cortijo de San Isidro

Distancia: 53 kilómetros.
Dificultad: media–alta.
Desnivel: medio.
Época recomendada: primavera – verano – otoño – invierno

Línea C-3

Desde el precioso “desembarcadero” de Aranjuez, dirigirse a la calle de la Estación, girar a la izquierda por la calle Toledo con sus enormes plátanos y continuar por la avenida de Palacio. Se llega al Palacio Real y se rodea por la derecha para pasar por delante de este monumento. Se pasa por el arco que desemboca en la plaza de San Antonio rodeada de hermosas arcadas. Se atraviesa el jardín del Parterre y se gira a la izquierda para llegar a la glorieta de Santiago Rusiñol. Desde la glorieta hay que girar a la izquierda y tomar la carretera de Madrid cruzando por encima del río Tajo; éste ofrece una bonita perspectiva con el palacio al fondo. Después de pasar la siguiente glorieta tomar, a la derecha, un camino de tierra paralelo a la carretera. Hay que cruzar el Tajo situado a la derecha por un puente y continuar por la carretera arbolada. Aquí se encuentra la Casa de Marinos, hoy museo que alberga las antiguas embarcaciones reales. La carretera se va distanciando del río y se rodea de tierras de labor. Al llegar a un cruce hay que tomar el camino que sigue de frente (que es una vía pecuaria). En el siguiente cruce, se gira a la izquierda y se comienza un suave ascenso entre campos de cereales y algunas grandes encinas. El camino sigue recto tras un cruce. Aparece otra pista que hay que tomar girando a la derecha, es la que viene de Titulcia. En seguida hay que abandonar esta pista por una senda que sale a la izquierda y asciende entre retamas hasta lo alto de una loma. Al poco de empezar a bajar por la otra vertiente hay que tomar un camino que sale a la derecha y atraviesa unos olivos y unas viñas. Hay que seguir ese camino, llegar a la Casa de Don Francisco, situada en un olivar, continuar dejándola a la derecha y seguir de frente en el siguiente cruce. Al llegar a otro olivar, hay que girar a la derecha por un camino poco claro que desciende hacia una vaguada. Se abandona el olivar y la vegetación cambia por una típica de zona húmeda. El camino gira a la derecha y sube a lo alto de una loma. Hay que tomar el camino que desciende a la derecha. Se llega a un cruce con una torre en ruinas. Hay que seguir de frente por un camino rodeado de cultivo de cereal. Al llegar a una casa de labranza, girar a la derecha por un camino bordeado de árboles que llega al Cortijo de San Isidro. Al llegar hay que cruzarlo para alcanzar la parte delantera del mismo.

Se toma la carretera flanqueada por enormes olmos hasta la M-305, a la altura de una gasolinera. Se gira a la derecha y se cruza el Tajo por el puente de la Reina, que data del siglo XVIII. A la derecha sale un paseo que bordea al Jardín del Príncipe. Este gran jardín lo ordenó construir Carlos IV y fue el mejor jardín botánico de Europa. Este agradable paseo desemboca en la glorieta Rusiñol. Merece la pena visitar el palacio y finalmente dirigirse a la estación de Cercanías para el regreso.

Ruta 8: Vuelta a la Casa de Campo

Distancia: 19 kilómetros.
Dificultad: baja.
Desnivel: escaso.
Época recomendada: cualquier época.

Línea C-5

Desde la estación de Aluche pasar por debajo de las vías del metro, cruzar la calle Ocaña y girar a la izquierda. Cruzar la calle Valmojado y bajar por el parque Alcalde Carlos Arias Navarro. Cuidado con la cantidad de peatones que circulan por el carril bici. Hay que cruzar la calle Illescas. Se gira a la izquierda por la calle Seseña y se rodea la colonia Santa Elena. Hay que subir por unas curvas y dejar una subestación eléctrica a la derecha. Cruzar la pasarela sobre la A-5. Enfrente está la Casa de Campo. Una vez cruzada, seguir de frente por una buena pista, resultado del soterramiento de la L-10 de metro. Se llega al metro Casa de Campo y desde aquí cruzando la carretera que llega al Zoo se sigue un camino paralelo a las vías del metro que en este tramo van en superficie. Se llega al metro Batán se continúa por el camino (con una barrera de madera) que discurre entre las taquillas del parque de atracciones y la vía del metro. Al llegar a la carretera que va al lago hay que cruzarla y coger un camino paralelo hacia la izquierda. El albergue juvenil queda a la derecha. En el siguiente cruce hay que girar a la derecha por la carretera. Nada más pasar la entrada al albergue, sale un caminito pegado a la valla que hay que tomar. A la izquierda pasa el arroyo Meaques. El sendero desemboca en un camino paralelo a las vías del metro. Tras llegar al metro de Lago, hay que cruzar la calle y girar a la derecha hasta llegar a una barrera que cierra el paso a coches (antes de llegar al siguiente cruce). Se toma dicho camino que discurre por una vaguada a la sombra de abundante vegetación. Hay que pasar otra barrera. Se ve a la derecha una fuente y un puentecito. Al llegar a un cruce situado a la izquierda, hay que girar a la izquierda (si se sigue recto se sale de la Casa de Campo por el puente del Rey). Se continúa dejando la tapia de ladrillo de los viveros municipales y se toma la carretera de la derecha en el siguiente cruce, siempre por los caminos paralelos. Al llegar a la glorieta se deja a la derecha un quiosco y se sigue todo recto paralelos a la M-30. En las siguientes intersecciones se sigue recto y a la altura del puente de los Franceses hay que pasar por debajo de la vía del tren y girar a la izquierda dejando la vía a la izquierda. Hay que subir por ese camino y llegar a un paso a nivel. El camino gira a la derecha, hacia un frondoso pinar y discurre paralelo a la carretera de Castilla. Se llega a la altura del arroyo Antequina y se cruza después de un par de curvas. Hay que continuar recto por una buena pista ascendente pegada a la carretera. Se llega a una carretera sin tráfico que hay que cruzar y seguir por la pista hasta llegar a la tapia perimetral de la Casa de Campo, que data del siglo XVIII. De frente se encuentra la vía del tren, hay que girar a la izquierda hasta llegar a un puente para cruzarla y volver a la tapia girando a la derecha. Se sigue el trazado de la misma mientras asciende rápidamente hacia el cerro Covarillas. El camino desciende hacia una vaguada con mucha vegetación dejando del otro lado de la tapia la ampliación de la Casa de Campo. Se cruza el arroyo Antequina y se sube por una larga cuesta poco empinada hasta llegar al portillo de los Pinos, hay que continuar hasta la puerta de Somosaguas, cruzar la carretera y descender hacia el arroyo de la Zorra pasando la puerta de Rodajos. A la altura de la siguiente puerta, la del Zarzón, hay una zona de aparcamiento. Se debe continuar hacia el puente barroco de la culebra pero no hay que cruzarlo, sino ir hacia su lado derecho, pasar una zona lúdica y vadear el arroyo Meaques. Se sube de nuevo por la pista principal hasta el límite de la Casa de Campo y se continúa hasta llegar a la pasarela que cruza por encima de la A-5 y regresar a la estación de Cercanías de Aluche.

Ruta 9: El Escorial histórico

Distancia: 17 kilómetros.
Dificultad: media.
Desnivel: escaso.
Época recomendada: primavera – verano – otoño.

Línea C-8

Nada más salir de la estación de El Escorial, se gira a la izquierda y se asciende por una calle hasta las puertas de acceso a los jardines de la Casita del Príncipe. Dentro de los mismos se pueden observar árboles de magnífico porte por su avanzada edad: castaños, fresnos, robles, pinos... Al llegar a una encrucijada de caminos, se escoge el que se dirige, cuesta arriba, hacia la salida de los jardines que indica Paseo del Príncipe, con dirección al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. A la izquierda se observa la Casita del Príncipe, construida por Carlos III para recreo del Príncipe de Asturias.

Saliendo de los jardines se encuentra un cruce, se toma el camino que sigue de frente, pegado a la tapia del monasterio, que conduce hasta el patio del mismo. Se atraviesa el mismo (con cuidado por la gran afluencia de público que suele haber) y se abandona por la penúltima salida, girando a la izquierda para pasar bajo los arcos de acceso a los jardines del monasterio, los cuales se rodean para continuar en dirección a la Casita de Arriba. Tras una bajada (indicada con las marcas del GR-10), y dejando a la derecha el campo de golf de La Herrería, se entra en la Finca de la Herrería. Se continúa en bajada hasta cruzar la carretera M-505. Hay que seguir de frente, (ahora con mucho cuidado ya que circulamos con tráfico), hasta llegar a un nuevo cruce en que se toma la carretera de la izquierda, que atraviesa un bosque de robles, y pasa junto a la Ermita de Nuestra Sra. De Gracia, hasta la silla de Felipe II y más tarde conduce hasta una barrera. Justo unos metros antes, se sigue un carril que sale a la izquierda y conduce hasta la finca Ermitaños de Arriba, la cual se atraviesa, pasando por tramos con piedras, arena... Al salir de la finca se sigue de frente, dejando a nuestra derecha Las Machotas. Siempre de frente, se pasan varios cruces a ambos lados, (incluida la calzada romana que se puede seguir para regresar rápidamente a El Escorial) hasta la carretera M-533. Pegados a ella la ruta se adentra en Zarzalejo, y se siguen las indicaciones hasta la estación de ferrocarril.

Una vez allí, se regresa por el mismo camino hasta el punto del cruce con la calzada romana, camino que se tomará ahora. Siempre de frente hasta finalizar el tramo de calzada, se accede a la finca el Chicharrón, donde se sigue una vía férrea, hasta cruzarla por un puente, cogiendo entonces el camino de la izquierda.

Sin desviarse de este camino principal, se llega otra vez hasta la M-505 que se cruza de nuevo. La primera calle a la derecha y en el cruce de ésta con una calle más ancha, se toma la calle principal hacia la izquierda hasta llegar a un paso inferior para vehículos que sortea la vía del ferrocarril. Tras el paso inferior, se alcanza de nuevo el punto de inicio de la ruta.

Ruta 10: De Cercedilla al Puerto de la Fuenfría

Distancia: 27 kilómetros.
Dificultad: media.
Desnivel: medio–alto.
Época recomendada: primavera – verano – otoño.

Línea C-8

Se sale de la estación de ferrocarril de Cercedilla por la calle que sube una empinada cuesta hasta un cruce. Dejando a la derecha el centro urbano, se abandona el pueblo por el valle del río de la Venta.

El asfalto oculta la calzada romana que antaño comunicaba Titulcia con Segovia, un camino muy transitado hasta la construcción de la nueva carretera que atraviesa el puerto de Navacerrada. Tras aproximadamente 2,4 kilómetros, se llega a una bifurcación, tomando el desvío de la derecha, hay que continuar por esta carretera hasta el bar Casa Cirilo, junto al área recreativa de las Dehesas. Cien metros más adelante hay que girar a la izquierda para tomar una pequeña carretera (prohibida para los coches) que asciende al chalé de Peñalara, el primer refugio de la sierra de Guadarrama, construido a principios del siglo pasado. Se sigue por una pista que atraviesa la calzada romana en dirección a una barrera y se inicia una larga y cómoda subida entre pinares por los que discurren numerosos arroyos, manantiales y fuentes.

Desde el mirador de Vicente Aleixandre se puede contemplar la extensa llanura madrileña y las montañas de El Escorial. La pista, ya con menos inclinación, alcanza las praderas de Navalurraque y un claro en el bosque con un refugio y una fuente. Continuando por esta pista, ahora con restos de grava de una antigua carretera proyectada durante la segunda república, se rodea el cerro Ventoso, se alcanza el mirador de la Calva (un estupendo balcón sobre el Valle de la Fuenfría) y posteriormente se llega al punto culminante de nuestra ruta, situado a 1.795 metros de altitud, que ofrece una estupenda panorámica de toda la sierra. El regreso se hace por el mismo itinerario de la ida hasta el kilómetro 4,2 del principio, donde ahora se continúa recto para entroncar con la carretera que sube de Cercedilla hasta el sanatorio de la Fuenfría, hasta el punto de inicio.

Ruta 11: Entre Pinto y Valdemoro, hasta Ciempozuelos

Distancia: 12 kilómetros.
Dificultad: media–alta.
Desnivel: medio.
Época recomendada: primavera – verano – otoño.

Línea C-3

Ruta 12: De Tres Cantos a Colmenar

Distancia: 45 kilómetros.
Dificultad: media–alta.
Desnivel: medio.
Época recomendada: primavera – verano – otoño – invierno.

Línea C-7 y C-10

Ruta 13: De Colmenar Viejo a Collado Villalba

Distancia: 26 kilómetros.
Dificultad: escasa.
Desnivel: medio.
Época recomendada: primavera – verano – otoño – invierno.

Línea C-7

© Renfe. Todos los derechos reservados.
Información legal | Accesibilidad Web