Renfe

Inicio > Viajeros > Ofertas y promociones > Rutas en Madrid

Madrid-Rutas

Rutas en familia

Ruta 1: Miradores de los Poetas (Cercedilla)

Distancia: 8 kilómetros.
Dificultad:
baja.
Desnivel: escaso.
Época recomendada:
cualquier época.

Línea C-8 y C-9

Saliendo de la estación de Cercanías de Cercedilla hay que tomar la calle de Emilio Serrano, que nos llevará a la carretera de las Dehesas, en la que se tomará la dirección de la M-966. Hay que continuar por esta carretera durante dos kilómetros hasta llegar a la intersección con la calle de la Peña del Águila, donde se debe girar a la izquierda. Tras 200 metros nos encontraremos con el aparcamiento de Majavilán, situado en las Dehesas de Cercedilla, donde hay un área recreativa. Aquí comienza el camino más corto y sencillo para llegar hasta los Miradores de los poetas Vicente Aleixandre y Luis Rosales. Se comienza a caminar por una carretera asfaltada hasta que se pasa la barrera de vehículos, llegando al Puente del Descalzo (calzada romana). Tras pasar éste, a mano derecha sale en horizontal una pista de tierra, el "Camino Agromán", por la que avanzaremos cruzando los arroyos de la Navazuela y de los Acebos, hasta el final de la pista. Cuando la vereda entronca con una nueva pista, la "Carretera de la República", la cogeremos hacia nuestra derecha. Por esta pista llegaremos sin pérdida hasta una curva muy cerrada en la que se sitúa el mirador del poeta Vicente Aleixandre y a su pie un cartel nos indica el acceso al mirador Luis Rosales el cual alcanzamos tras unos 150 metros. Desde estos miradores, aparte de un bello entorno, ideal para comer y descansar, tendremos unas singulares vistas del Valle de la Fuenfría, Siete Picos, Guarramillas, Abantos, La Peñota, El Montón de Trigo, El Valle de Guadarrama, así como el pueblo de Cercedilla a nuestros pies. En el mirador de Luis Rosales descubriremos un lugar especial en el que aparte de deleitarnos con la contemplación del paisaje, podremos leer y escribir en el libro de los senderistas que está depositado en el buzón del mirador. La vuelta la haremos sobre nuestros pasos, hasta alcanzar de nuevo el aparcamiento de Majavilán. Hay que destacar la posibilidad de utilizar carrito mediante un recorrido ligeramente más largo. Se parte desde Majavilán y se coge la pista cerrada al tráfico “Carretera de la República”, la cual comienza a unos 50 metros del aparcamiento. Una vez superada la fuente de Majavilán continuamos avanzando por la carretera y cogemos el primer desvió a nuestra derecha, pasamos la barrera que impide el paso de vehículos y desde esta pista asfaltada se enlaza directamente con la pista de grava “Carretera de la República”, a la altura del Chalet de Peñalara. Siguiendo por ella ascenderemos suavemente hasta los miradores.

Ruta 2: Camino de Camorritos

Distancia: 3 kilómetros.
Dificultad:
baja.
Desnivel: medio.
Época recomendada:
cualquier época.

Línea C-8

Primero hay que llegar a la estación de Cercanías de Cercedilla, y desde allí, en un andén paralelo, sale el tren de montaña que llega a Navacerrada y Cotos. Se debe parar en el apeadero de Camorritos, que es el tercero en dirección al puerto. La parada se solicita tocando un timbre dentro del vagón. Este viaje supletorio dura unos diez minutos. El paseo se inicia siguiendo la pista de tierra paralela a la vía. A los pocos metros, el camino cruza la vía del tren y empieza a bajar ligeramente, dejando a la derecha algunas casas. Tras una barrera cruzada en esta pista, que restringe el paso de vehículos, se deja a la derecha el acceso a la granja biodinámica Río Pradillo. Más adelante, la pista pasa sobre un arroyito y cambia de dirección. A los pocos metros comenzará a subir durante unos 200 metros. A los cinco minutos se suaviza la subida y se ve poco después un ramal que baja a la derecha, encaminándose al río Pradillo. Mediante este camino se llega hasta la orilla del agua. Los niños deben tener cuidado con las piedras de la zona, ya que podrían estar resbaladizas. Metros más arriba hay pocitas de agua y pequeños saltos, así como rodales donde establecerse. Es un río fresco y cristalino que discurre por un bosque con un entorno cautivador. Hay que evitar encender fuego, cortar plantas y dejar basura, al ser un monte preservado. La vuelta se realiza por el mismo camino en algo menos de tiempo.

Ruta 3: Casa de Campo (Madrid - desde Príncipe Pío)

Distancia: 12 kilómetros aprox. Dificultad: baja.
Desnivel: escaso.
Época recomendada: cualquier época.

Línea C-7

Partiendo de la estación de Príncipe Pío, la mejor opción para llegar al mayor parque urbano de Madrid es a través del Teleférico, un transporte original y del agrado de los más pequeños. Hay que subir por la senda del Rey y por la calle de la Rosaleda, para atravesar el parque de la Montaña, que lleva hasta el balcón de Rosales, donde comienza el Teleférico. Llama la atención las maravillosas vistas panorámicas que ofrece desde sus cabinas. Cuando se sobrevuela la Casa de Campo, se observa la inmensidad de un extenso paisaje con especies vegetales autóctonas, surcado por las instalaciones de ocio del Lago y del Parque de Atracciones. Cuando se llega al final, hay que bajar por la senda de la izquierda, en la que hay un cruce de caminos al fondo, del que se tomará el de la derecha y el siguiente a la izquierda, para así llegar al paseo de los Castaños. Aquí se gira a la izquierda y se llega a la glorieta de las Siete Hermanas, en la que hay que coger la carretera que se dirige a la derecha, pasando por el puente sobre el arroyo de Meaques. Hay que cruzar y coger el camino que, paralelo a la carretera, se dirige hacia la izquierda. A partir de aquí se va acompañado de la línea 10 de Metro. Tras cruzar una barrera y la carretera, se ven restos de trincheras de la Guerra Civil. A la izquierda estará el acceso al metro de Casa de Campo. Hay que continuar de frente por la pista principal y cruzando el arroyo de Meaques, con rica vegetación a su alrededor. Se llega a la carretera de Zarzón y se gira a la izquierda, para continuar por la pista que va pegada a la tapia en dirección norte. A la derecha está uno de los puentes más bonitos de la Casa de Campo, el de Culebra. Se pasa por los arroyos del Espinillo y Prado del Rey. Tras una barrera se llega a la carretera de Rodajos y a su puerta, donde hay un área infantil que hará las delicias de los más pequeños. Tras un tramo de subida se llega al punto más alto de la ruta, a 690 metros sobre el nivel del mar. Al llegar al Portillo de los Pinos, se gira a la derecha por el camino del Pinar Grande, que lleva hasta el camino de los Pinos, el cual nos conducirá todo recto hasta el aparcamiento, que estará a mano derecha, última etapa antes de llegar al teleférico, donde hay un restaurante, aunque también se puede comer en los merenderos del Lago.

Ruta 4: De San Martín de la Vega al Pingarrón

Distancia: 19 kilómetros aprox.
Dificultad: baja-media.
Desnivel: escaso.
Época recomendada: cualquier época (sin lluvia, porque se embarra el terreno).

Línea C-3a

Nada más salir de la estación de Cercanías de San Martín de la Vega, se debe coger hacia la izquierda la carretera de Morata (M-506). Al llegar a la primera rotonda, girar a la izquierda y seguir unos 500 metros hasta encontrar dos caminos de tierra, uno hacia la izquierda y otro hacia la derecha, que es el que se debe tomar. Una vez en el camino de tierra, seguir su curso y pasar un giro a derechas que desemboca en un cruce, el cual se debe tomar hacia la izquierda. Una vez aquí, hay que seguir el camino todo recto, con el río Jarama a nuestra derecha, del cual se pueden observar sus meandros y su ecosistema de soto y ribera fluvial. Siguiendo su cauce, que es parte de un área natural de alto valor ecológico, paleontológico y arqueológico, se llega de nuevo a la M-506, carretera que hay que tomar a mano derecha para así cruzar el Jarama por el puente. Enfrente va a quedar la urbanización de Vallequillas, pero no hay que seguir hacia allí, sino que una vez pasado el puente se toma el camino que hay a la derecha y que baja paralelo al río. Es el camino de Las Minas, que nos va a permitir observar los diferentes ecosistemas de esta zona del Parque del Sureste. Se sigue por el camino, y a unos 500 metros existe una bifurcación. A la derecha baja un camino por la ribera del río que no hay que seguir, sino continuar de frente, pegado a la zona de yesos y margas grises, donde existen varias cuevas que eran nidos de ametralladora del ejército republicano. Se sigue hasta las Casas de Las Minas, que se dejan a la derecha. En un cruce hay que desviarse a la izquierda para adentrarse por un barranco en dirección sureste, que remonta hasta la superficie del páramo entre tomillos, espartos, coscojas y olivos. Se llega a unos campos de cultivo, donde hay también unas construcciones, y se asciende a la loma del cerro Pingarrón, que es muy conocido por la batalla del Jarama, y asociado a él están las conquistas y reconquistas por ambos bandos contendientes de la Guerra Civil. De esos aciagos días se pueden observar aún muros acribillados, restos de trincheras y una lápida conmemorativa a un oficial del ejército de Franco. Tras dejar atrás el cerro, con sus encinas y matorrales, por el sureste pasa la senda Galiana, vía pecuaria que hay que seguir hacia el noreste un kilómetro. Se llega a un camino en medio de un olivar, que hay que tomar a mano izquierda, que baja desde el páramo hasta el puente de Morata que cruza el Jarama. Hasta San Martín de la Vega el camino es idéntico a la ida.

Ruta 5: Cerro de la Cantueña (Parla)

Distancia: 4 kilómetros.
Dificultad: muy baja.
Desnivel: prácticamente nulo.
Época recomendada: cualquier época

Línea C-4

Esta ruta es muy sencilla, un paraje natural tranquilo para dar un paseo con niños. El cerro se encuentra a menos de un kilómetro y medio de la estación de cercanías. Desde ésta, hay que subir en sentido norte por la calle Real, tomar la segunda salida en la siguiente rotonda, la primera en la siguiente, y la tercera en la próxima. Es un recorrido circular en el que hay que seguir un camino fijo que tendrá las vías del tren a la derecha hasta el momento en el que hay una intersección, que se tomará hacia la izquierda, por el llamado Camino de la Cogorrilla. A partir de aquí hay varios cruces, pero nunca se tomará uno a la derecha. Se continuará por el camino hasta llegar al final, el punto donde empezó el recorrido. La vegetación es escasa, pero podemos ver matorrales de ribera, juncos y otros herbáceos en las laderas del cerro. En cambio, podemos encontrar en su ecosistema un ave muy destacada, ya que es una de las de mayor tamaño de la naturaleza, la avutarda, de la familia de las grullas. Su tamaño puede alcanzar los 100 centímetros, y está plasmada en el escudo municipal de Parla, como elemento destacado.

Ruta 6: Laguna de Peñalara (Cotos)

Distancia: 4 kilómetros.
Dificultad: baja.
Desnivel: alto.
Época recomendada: cualquier época (en invierno, con precaución).

Línea C-9

Una vez en el puerto, habiendo dejado atrás la estación de Cercanías de Cotos, la ruta comienza en la puerta de entrada al parque. Desde este punto, hay que seguir el camino empedrado que sube en curva hasta la Casa del Parque Los Cotos, en el que se puede recoger mucha información acerca de la zona. Aquí comienza una pista de tierra que sustituye al empedrado. Es bueno abastecerse de agua, algo que podemos hacer a continuación en la Fuente Cubeiro. Tras esto, llegará el mirador de La Gitana, desde donde se puede observar un increíble paisaje. A unos 50 metros, hay que desviarse por unas escaleras que dan a un nuevo camino. La pendiente apenas cobra desnivel. Mientras se bordea una loma, se puede apreciar una espectacular vista del Valle del Lozoya y la Cuerda Larga. Tras pasar una antigua pista de esquí, el pinar se va aclarando y comienzan a verse matorrales. A continuación, el camino desemboca en el circo de Peñalara, y se puede ver las impresionantes cornisas de los cerros de las Dos Hermanas, así como el Pico de Peñalara, el de mayor altitud de la Sierra de Guadarrama, con 2.428 metros. A escasos 100 metros, se llega a un desvío que lleva a la Laguna de los Pájaros, pero es preferible seguir de frente para, desde un chozo, poder ver una pequeña presilla en la que se recogen aguas de varios arroyos. En este punto hay que tomar el camino de la derecha, que va por un entarimado elevado sobre el suelo. Tras 500 metros, se llega a la Laguna Grande de Peñalara, un lugar impresionante donde se puede descansar y disfrutar del paisaje. La laguna está protegida debido al desgaste del medio y con la intención de recuperar su estado. Hay que respetar las zonas acotadas y no alargar mucho la estancia. La vuelta se puede hacer por el mismo camino o tomando un sendero que parte hacia el sur, a la derecha, en la pradera, que rodea el refugio Zabala y baja por las antiguas pistas de esquí.

Ruta 7: Jardines de Aranjuez (Aranjuez)

Distancia: 13 kilómetros.
Dificultad: baja.
Desnivel: prácticamente nulo.
Época recomendada: cualquier época.

Línea C-3

Se sale de la estación de Cercanías de Aranjuez, dirigiéndose hacia la salida que está al fondo a la derecha, cruzando el aparcamiento. Hay que cruzar la calle y coger el carril que hay hacia la izquierda, que lleva al Palacio Real. Se cruza la calle Jacinto Guerrero y siguiendo de frente por la avenida de Palacio, nos encontramos con el Palacete de Silvela a nuestra derecha. Se llega al Palacio Real, del que podemos observar su majestuosidad. Al entrar, se pasa bajo los arcos y se deja el Jardín de la Isla y del Parterre a la izquierda. Hay que seguir por la Fuente de la Mariblanca y plaza de San Antonio. Se debe seguir recto y cruzar la plaza de Santiago Rusiñol para así coger la calle de la Reina. Hay que seguir la pista flanqueada por árboles centenarios. Un largo paseo por el borde de los Jardines del Príncipe que conduce a un cruce en el que se debe seguir recto hasta llegar al puente de la Reina sobre el río Tajo. Es el punto más peligroso ya que falta un lugar adecuado para pasar. A la izquierda asoma el paseo de San Isidro y una pista entre árboles que transcurre paralela al mismo. La tomamos y pronto se podrá ver un área para descansar y reponer fuerzas. Se sigue hasta el Cortijo de San Isidro, preciosa construcción neoclásica del s.XVIII, y allí se gira a la izquierda por la calle de Ojalvo, un paseo rodeado de moreras. Hay que girar a la derecha por una pista de tierra y dejar la entrada de la cuadra también a la derecha. Cuando se cruce el canal de la Cola Alta, se girará a la izquierda para llegar a la Cuadra Bellavista. Hay que seguir siempre el camino de la izquierda hasta llegar a un cruce, donde se cogerá la calle Colmenar de frente hasta llegar a un desvío a la derecha, que habrá que tomar. En ese punto hay un pequeño merendero llamado el Revuelo, y numerosos paneles informativos sobre fauna, flora, historia... Hay que coger la siguiente pista de la izquierda, un bonito paseo por la calle Praderas. Al llegar al cruce, se debe pasar con mucha precaución, dejando el río a la izquierda. Hay que cruzar la glorieta para llegar al puente sobre el río Tajo, denominado Puente de Barcas. Girando a la derecha, y rodeando los jardines de Palacio, se continúa la misma ruta que a la ida. Así llegamos de nuevo a la estación de Aranjuez, de estilo neomudéjar y se completa el recorrido por este Real Sitio, Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad.

Ruta 8: Parque del Retiro (Atocha)

Distancia: 7 kilómetros.
Dificultad: muy baja.
Desnivel: nulo.
Época recomendada: cualquier época

Línea C-3, C-4, C-8

El parque por excelencia de Madrid también se encuentra cerca de una estación de Cercanías, la de Atocha. Hay que salir por el Ministerio de Agricultura y subir la calle Alfonso XII para acceder a la puerta del Ángel Caído, la más cercana. Las rutas posibles en torno al parque son ilimitadas, aquí va una de ellas. Siguiendo la valla, paralelos a la calle por la que se ha subido, se llega a la puerta de Bravo Murillo. Ahí se gira a la derecha para llegar a “la chopera”, donde se ha instalado el Bosque de los Ausentes en homenaje a las víctimas del 11-M. Se gira a la derecha para rodear el polideportivo por la izquierda y el siguiente cruce se toma hacia la izquierda. En ese camino se podrá ver el parterre, bonito jardín de tipo francés, y también el Casón del Buen Retiro. Al final del camino se llega a la Puerta de la Independencia, desde donde se ve la mítica Puerta de Alcalá. Hay que seguir por el paseo que hay de frente, pasando la puerta de Hernani y la puerta de Madrid. Se puede ver la Casa del Pescador, curiosa construcción utilizada en la actualidad como oficina de información. Pegados a la valla, se pasa la puerta de O´Donnell y la Montaña Artificial. Todo recto se pasará por las ruinas de la basílica de San Isidoro, por la puerta de la América Española y la de la Reina Mercedes. Una vez en la puerta de Sainz de Baranda, se rodean unas instalaciones para llegar a la antigua Casa de Fieras. Se circulará por el paseo y se podrá descansar viendo los pavos reales. Hay que seguir de frente hasta pasar el paseo del Duque, donde se instala la feria del Libro, y llegar hasta un paseo que rodea la preciosa Rosaleda que lleva a la glorieta del Ángel Caído. Se sigue de frente por el paseo de la República de Cuba hasta la fuente de la Alcachofa. Aquí llegamos al famoso paseo del Estanque, donde casi siempre se pueden ver actuaciones callejeras. En la fuente de los Galápagos se gira a la derecha y se rodea el estanque, viendo así el gran monumento a Alfonso XII. Se cruza el paseo de Venezuela y se pasa el palacio de Velázquez para llegar al palacio de Cristal y su estanque con cisnes y otras aves. Se rodea por la izquierda para pasar por una pequeña gruta con cascada y situarse en la escalinata. Se toma rumbo sur dejando a la derecha este palacio para así adentrarnos en el jardín Chino, que lleva de nuevo a la glorieta del Ángel Caído. Por el paseo llegamos a la puerta del Ángel Caído, donde se da por terminada la ruta.

Ruta 9: Parque Tierno Galván (de Méndez Álvaro a Delicias)

Distancia: 7,5 kilómetros.
Dificultad: muy baja.
Desnivel: escaso.
Época recomendada: cualquier época.

Línea C-5, C-7 y C-10

Saliendo de la estación de Méndez Álvaro hay que cruzar la calle y acceder al parque por la avenida del Planetario. Se pasa por el museo de Ángel Nieto y se continúa hasta el aparcamiento, donde está la entrada al Planetario. Se sobrepasa la entrada al túnel que cruza bajo el parque y se gira a la izquierda para, a escasos 70 metros, girar a la derecha. Aquí hay una buena vista del parque y también una zona de juegos infantiles. A la izquierda se puede observar la cúpula del IMAX, un cine único en tres dimensiones. Tras esto, hay que girar a la izquierda para bajar a la parte sur del parque y proseguir por el contorno del mismo. En la siguiente encrucijada hay que seguir hacia la izquierda. Se llega al estanque, el cual rodearemos sin cruzar ninguno de sus tres puentes, para alcanzar una zona de entrenamientos en la que hay una vía férrea sin uso, la cual hay que seguir teniéndola a mano izquierda. A la derecha hay un camino que se tiene que tomar ya que el otro está cortado más adelante. Así se asciende al mirador, donde admirar las vistas y reponer agua. Desde aquí se ve parte de Madrid, el parque forestal de Entrevías y el parque lineal del Manzanares. Se abandona el mirador y se coge el camino de la izquierda, que nos lleva a un carril bici, bastante corto, que nos devolverá al punto inicial. Ahora hay que girar a la izquierda y descender. Se debe volver a girar a la izquierda para dirigirse a la zona oeste del parque, y en un cruce en Y se coge el camino de la izquierda. Se sube por el puente que salva la línea del tren que lleva a la estación de Delicias, se pasa por una antigua chimenea y por una antigua infraestructura rehabilitada que conduce hasta la estación, y finalmente se llega a la estación de cercanías de Delicias, que actualmente alberga el museo del Ferrocarril y el de la Ciencia y Tecnología.

Ruta 10: Senda botánica (Parque Polvoranca)

Distancia: 13 kilómetros.
Dificultad: baja.
Desnivel: nulo.
Época recomendada: cualquier época.

Línea C-5

La ruta comienza en la estación de Cercanías de Parque de Polvoranca. Hay que dirigirse hacia el barrio de arroyo Culebro. Para ello se toma el carril bici hacia la izquierda y se cruza la calle por el paso de cebra. Delante aparece una calle peatonal que hay que seguir. Ésta desemboca en otra calle. Se sigue en la misma dirección y se cruza otra calle más. Se gira a la izquierda y se toma la segunda pista que sale a la derecha para llegar a un paso bajo la autovía. En la siguiente bifurcación se cogerá el camino de la derecha que se acerca a la laguna de la Recomba. Una vez a su altura se gira a la derecha por una pista y se deja la laguna a la derecha. En esta zona se pueden ver, según la hora, gran cantidad de aves acuáticas y otros animales. Hay que continuar por ese camino remontando el arroyo que da nombre a la laguna. El camino cruza el arroyo por un puente y enseguida aparece una senda a mano izquierda. Habrá que tomarla y dirigirse al aparcamiento. Hay que cruzarlo y coger, girando a la izquierda, la ancha pista que rodea el parque. Se pasa una barrera y al llegar a una encrucijada con unas barreras, se sigue de frente. A la izquierda se aprecian lagunas y vegetación variada. Se sigue rodeando el parque y se bordea el aparcamiento de Alcorcón. Se sigue de frente por el mismo camino hasta las inmediaciones de las ruinas cruzando unas barreras. Se dejan a la derecha, y se pasa junto a la laguna de los Sisones (aves esteparias parecidas a las avutardas que habitaban esta zona). Se pasa al lado de unas zonas recreativas con petancas, pistas de patinaje... Se llega a un extremo de la laguna de Mari Pascuala donde se encuentra un chiringuito. Hay que rodear la gran laguna del parque. Hay que cruzar el puente desde el que hay preciosas vistas a ambos lados. Se gira a la izquierda y se llega a un templete. De frente, al otro lado de la laguna se puede ver una sucesión de falsas cascadas de gran efecto. La ruta se dirige hacia ellas. Se pasa por otra zona recreativa y unos servicios y se continúa rodeando la laguna para llegar de nuevo al chiringuito. Se sigue de frente por la gran avenida que cruza el parque y que pasa por delante del Centro de Educación Ambiental de Polvoranca. A ambos lados se encuentran interesantes jardines, incluso uno de rocas. Pasado éste, hay que coger un desvío a la derecha que se adentra en el jardín de rocas. Hay que atravesarlo y salir por la izquierda para continuar por en camino que discurre paralelo al arroyo de la Recomba por su margen derecha. El camino realiza una amplio giro junto con el arroyo y desemboca en una pista más ancha que pasa junto a la laguna de la Recomba. Merece la pena acercarse para observar la fauna de la laguna así como la rica vegetación que la rodea. Una vez visto hay que retomar el camino en dirección a la iglesia y las ruinas por un tramo que ya se hizo al inicio de la ruta. Los muros de estas construcciones están habitados por numerosos cernícalos, vencejos y palomas. Hay que rodear las ruinas dejándolas a la izquierda por lo que se debe tomar un desvío que sale a la izquierda del camino principal. Este camino hay que seguirlo sin desviarse. El camino gira a la izquierda y luego a la derecha. Hay que pasar por debajo de la carretera y volver por el camino del principio de la ruta hasta la estación de Cercanías.

Ruta 11: Parque Lineal del Manzanares (El Pozo-Villaverde)

Distancia: 10 kilómetros.
Dificultad: baja.
Desnivel: nulo.
Época recomendada: cualquier época.

Línea C-2 y C-7

De la estación de Cercanías de El Pozo se puede salir por dos sitios opuestos. Si al salir de la estación de El Pozo nos encontramos frente a una calle de doble dirección, hay que girar a la derecha y pasar bajo las vías por un paso inferior que queda a la derecha. Éste da acceso al carril bici. Si al salir de la estación lo que se ve es una avenida ancha y una gran rotonda habrá que dirigirse hacia la rotonda para llegar al mismo punto del carril bici. Hay que cruzar la avenida por el paso de peatones y continuar por el carril que bordea un polideportivo, dejándolo a la derecha. A la izquierda está la M-40. El carril gira a la derecha y tras atravesar unos jardines, se interna en el parque forestal de Entrevías. Se llega a la calle Embajadores y hay que continuar por el carril bici que pasa por debajo de la vía del tren y bajo una carretera. Esta zona está en obras por los nuevos accesos a la M-30. Desde aquí y continuando de frente se accede al parque lineal del Manzanares, a los campos de fútbol que quedan a la derecha. Hay que bordearlos dirigiéndose hacia el río Manzanares, que hay que cruzar por un puente. Se gira a la izquierda y se continúa por el carril bici con cuidado. Se pasan dos áreas de descanso con paneles indicadores acerca del río y su entorno. Hay que continuar y dejando a la izquierda la planta depuradora de Santa Catalina y una tubería, se cruza por debajo de varias carreteras: es el nudo supersur. En toda esta zona habrá que ir con precaución. A la izquierda aparecen varios puentes peatonales que cruzan el río, pero hay que seguir recto pasando alternativamente bajo las vías del ferrocarril y varios tramos de carretera. Aparece otro puente sobre el Manzanares, pero se sigue recto hasta que se pasa un segundo puente y al llegar al tercer puente se cruza al margen opuesto del Manzanares para iniciar el retorno. Éste se realiza deshaciendo el camino hasta llegar al tercer puente (incluido el que se ha cruzado). Este tercer puente se atraviesa se gira a la derecha y se retoma el camino que se hizo al principio pero en sentido inverso hasta llegar a la estación de Cercanías de El Pozo. Otra opción más corta es no llegar al tercer puente (cuando se está de regreso) sino cruzar el río por el segundo puente y seguir todo recto alejándose del río. El camino pasa por debajo de una carretera y sale a una zona urbanizada. Hay que cruzar una calle y continuar de frente por otra bastante arbolada. Esta calle desemboca en las inmediaciones de la estación de Cercanías de Villaverde Bajo.

Ruta 12: Parque Bolitas de Airón (Valdemoro)

Distancia: 4 kilómetros.
Dificultad: muy baja.
Desnivel: nulo.
Época recomendada: primavera - otoño.

Línea C-3

Desde la estación de Cercanías de Valdemoro, realmente un apeadero, hay que tomar el paseo de la estación y girar a la izquierda por la calle de Gran Canaria. Hay que recorrerla entera hasta que al final se gira de nuevo a la izquierda para desembocar en el paseo del Prado. Hay que dirigirse por esta calle hasta llegar a las vías del tren que se deberán cruzar por un paso inferior. Este camino sale al lado del Polideportivo Municipal que está pegado al parque Bolitas de Airón. Esta área antiguamente era la dehesa boyal de Valdemoro, que desde 1995 se convirtió en parque Municipal, ya que perdió su antigua utilidad. La singularidad de este parque es que está formado por un árbol que en estado silvestre en la Comunidad de Madrid, únicamente lo podemos encontrar en la zona que nos ocupa. Se trata del olivo de Bohemia o árbol del paraíso (Elaeagnus angustifolia). Se llega a una zona de juegos para niños y unos merenderos y entre ambas surge un camino que se adentra en la zona arbolada. Estos árboles son semejantes a olivos por la forma de sus hojas verde-grisáceo, y por la forma de su pequeño fruto de color rojizo y que da nombre al parque. Son además muy poco exigentes en cuanto a suelos y humedad se refiere por lo que se da muy bien en zonas relativamente áridas. En la época de floración, el arbolillo se cubre de flores blancas y amarillas de muy agradable fragancia. El camino que se puede recorrer sigue un circuito circular que regresa al punto de partida. De todas formas este parque, de unas diez hectáreas, ofrece varios caminos alternativos muy fáciles de recorrer con niños pequeños, además del área de juegos y de los merenderos que completarán la jornada. Para regresar no hay más que desandar lo hecho hasta llegar a la estación de Cercanías.

Ruta 13: Vuelta al Monte Viñuelas (Tres Cantos)

Distancia: 30 kilómetros.
Dificultad: baja.
Desnivel: escaso.
Época recomendada: cualquier época.

Línea C-4

© Renfe. Todos los derechos reservados.
Información legal | Accesibilidad Web