Renfe

Inicio > Viajeros > Ofertas y promociones > Rutas en Zaragoza

Rutas de Zaragoza

Paseo Mudejar

Edificada en terreno fértil parece una motita blanca en el centro de una gran esmeralda -sus jardines- sobre la que se desliza el agua de cuatro ríos, transformándola en un mosaico de piedras preciosas". (AL QALQASANDR).

"[...] Otra de las maravillas de esta ciudad es el hecho de que no entran culebras ni serpientes sin que perezcan instantáneamente. Tampoco se apolillan en ella las cosas, ni se estropean los frutos ni el trigo ni los cereales [...] Tiene abundantes cultivos y está junto al gran río llamado Ebro." (MUHAMMAD AL ZUHRI).

Historia

Tras la toma de la ciudad por Alfonso I el Batallador en 1118, Zaragoza se convierte en la capital del Reino de Aragón. Los cambios económicos, sociales y urbanísticos configuraran la Zaragoza del siglo XVI. Este proceso de transformación será lento y sufrirá numerosos altibajos: pestes, guerras y alteraciones sociales marcan el ritmo vital en estos siglos.

La población cristiana ocupa el recinto de la antigua ciudad romana; se organiza en barrios, cada uno con su correspondiente iglesia. El barrio de San Salvador es el distrito donde se levantan los edificios nobles más importantes de la ciudad. Además aparecen nuevos barrios que pronto se convierten en los más populosos; destaca la "Población del Rey", que irá creciendo alrededor de la iglesia de San Pablo.

La Judería se sitúa dentro del casco viejo y se extiende entre la iglesia de San Gil, calle de San Jorge, plaza Magdalena y Coso. Cerrada por un muro, se organiza en torno a la sinagoga mayor, que se levanta en el hoy Seminario de San Carlos. En el siglo XV, el barrio judío crece fuera del recinto amurallado, abriendo nuevas calles entre el Coso y la calle de San Miguel.

La aljama musulmana se extiende al oeste de la ciudad anteigua, en los alrededores de la actual calle Azoque o del Zoco; el centor económico, social y religioso era la Madina, hoy plaza de Salamero. La Morería era un intrincado laberinto de calles serpenteantes, callejones ciegos y pasadizos que protegían la intimidad de sus habitantes.

Información de interés

Acceso: Desde la Estación de Portillo.

Ver plano de Cercanías

© Renfe. Todos los derechos reservados.
Información legal | Accesibilidad Web