Tren de la Ruta por los Pazos y Jardines Históricos de Galicia

Te invitamos a conocer a través de la Ruta de los Pazos y los Jardines Históricos tres impresionantes jardines impregnados de historia y romanticismo.

Tres Pazos y jardines con encanto ...

Desde la ventanilla, como si de una pantalla de cine se tratase, se irán sucediendo ante tus ojos variados paisajes que captarán tu atención a lo largo de todo el viaje. Las visitas se realizarán con el complemento de microbuses especiales que te esperarán en los apeaderos del tren. Podrás disfrutar de más de cien especies vegetales diferentes en los jardines del Pazo de Rubiáns, enclavado en la Ría de Arousa; visitar el “Jardín de Excelencia Internacional de Camelias”, en el Castillo de Soutomaior o descubrir las especies exóticas y autóctonas del magnífico jardín del Pazo de Lourizán, en Pontevedra. Este tren te ofrecerá el servicio de un guía especializado durante todo el recorrido, que te ayudará a conocer y comprender los paisajes y la historia de los lugares por los que transitarás.

Información fechas de salida, horarios e itinerario



Pazo de Rubiáns

El mundo vegetal del Pazo de Rubiáns goza de gran importancia en sus vertientes florística (cerca de cien especies diferentes), jardinística y paisajística. Posee un total de 65 hectáreas repartidas en: jardín, huerto-jardín, bosque ajardinado, viñedo y bosque de alcornoques.

El proyecto jardinístico data de mediados a finales del siglo XIX y fue obra del paisajista francés Martín Dorgambide. En el jardín destacan los Eucaliptus globulus de la finca, traídos por el obispo de Tui a principios del s. XIX, con más de 14 metros de perímetro, y que se encuentran entre los eucaliptos más grandes de Europa.

Son relevantes también los conjuntos de Criptomerias elegantes, palmeras, magnolias perennifolias, plátanos,Calocedros y Alcornoques enormes.

En 1850 se produce la plantación de las primeras camelias, regalo de los duques de Caminha (Portugal), y de las magnolias perennifolias.

En 1930 Dolores Urcola, Marquesa viuda de Aranda, ayudada por sus hijas, diseña y construye el jardín geométrico de traza laberíntica y dedica especial atención a las camelias, reuniendo una importante colección y consiguiendo la "Camelia de Oro" y la "Camelia de Plata" en varios certámenes del Concurso Exposición Internacional de la Camelia.

Castelo de Soutomaior

Por su riqueza histórica, su bonito emplazamiento y su belleza arquitectónica es la fortaleza más importante que se conserva en Galicia.

Los Marqueses de la Vega de Armijo fueron los que, desde 1870, pusieron empeño en embellecer los alrededores del castillo abriendo caminos, limpiando bosques y trazando los jardines. Actualmente cuenta con una extensión de 35 hectáreas, dedicadas a viñedo, bosque autóctono, frutales y una parte importante al parque botánico, considerado de los más importantes de Galicia, reuniendo más de cien variedades de camelias, castaños milenario y árboles de los cinco continentes.

Entre las especies exóticas del jardín destacan aquellas incluidas en el Catálogo Galego de Árbores Senlleiras como los ejemplares de Araucaria, Camecíparis (ciprés) de Lawson, Criptomeria y de Secuoya roja.

Este jardín destaca por su importante colección de camelias, reunida en diferentes etapas por la Diputación de Pontevedra. Entre el parque botánico y las parcelas colindantes, existen 442 plantas de camelia de 25 especies distintas y una gran variedad de híbridos. En el conjunto destacan los 19 ejemplares de Camellia japónica que ya crecían en el Castillo de Soutomaior cuando el castillo fue adquirido por la Diputación de Pontevedra (algunos de ellos datan del siglo XIX).

Uno de estos ejemplares, formado por 18 troncos que crecen desde la base del árbol, tiene la circunferencia del tronco más grande de Galicia y un diámetro de copa de 17 metros.

Durante el Congreso Internacional de la Camelia, celebrado en China en febrero de 2012, el Castillo de Soutomaior fue designado “Jardín de Excelencia Internacional de Camelias” por la Sociedad Internacional de la Camelia.

Pazo de Lourizán

Edificio de aire romántico, elegante y majestuoso, con su espectacular escalera de piedra de corte imperial, el Pazo de Lourizán cuenta con 54 hectáreas de jardín, finca y arboleda, que muestran los distintos usos a los que se dedicó desde su origen en el siglo XV: granja, jardín señorial y centro de investigaciones forestales.

Numerosos árboles autóctonos, como robles, castaños o abedules, comparten espacio con especies foráneas como cipreses, araucarias, cedros o magnolias, muchas de ellas traídas por jardineros franceses. Varios de estos árboles aparecen en el Catálogo de Árboles Singulares de la Xunta de Galicia.

Un palomar ameado de planta circular del siglo XV, hórreos, un invernadero de vidrio de estructura férrea, una mesa de granito, estatuas de mármol blanco y varias fuentes decoran la amplia extensión de terreno del pazo, que se organiza en tres avenidas: la de las Camelias, la de los Eucaliptos y la de la gruta de los Espejos.