La gastronomía de cada zona imprime su personalidad a los distintos itinerarios que realiza este palacio sobre ruedas. La cocina andaluza cuenta con productos de fama mundial como el aceite de oliva, el vino de jerez o el jamón ibérico de Jabugo, junto a platos como el gazpacho o el rabo de toro. Una nueva generación de cocineros está imprimiendo aires renovadores a la tradición mediterránea y andalusí. En otros recorridos del tren por España, el viajero podrá disfrutar de la excelente cocina extremeña o, degustar los cocidos y asados que han dado fama a Castilla.

El desayuno siempre se sirve a bordo del tren por camareros que atenderán al cliente en su mesa y cuenta, además, con un surtido buffet. Las especialidades locales estarán presentes durante el recorrido haciendo que cada día comience de forma diferente y original también en la mesa. Para las comidas y cenas se alternará la restauración a bordo en los elegantes salones del tren con los reputados fogones que componen la selección de restaurantes del viaje.

Los menús están establecidos de antemano, buscando el equilibrio entre la cocina tradicional de cada zona, la creatividad de los profesionales y la innovación que ha hecho famosos a los cocineros españoles. No obstante, aquellos viajeros que por motivos de salud o de elección precisen de menús especiales podrán solicitarlos, sin perjuicio de la calidad que ofrecemos al resto de comensales. Basta con que adviertan de esta circunstancia, preferentemente en el momento de realizar la reserva, para que su viaje también se amolde a sus necesidades en materia culinaria.