Guadalajara

¡Déjate sorprender!

 

Si no conoces Guadalajara, deberías planear una escapada en tren cuanto antes. Guadalajara es una ciudad plagada de historia. De origen romano, aunque con grandes influencias de la época musulmana, gozó de importancia como urbe en la Edad Media debido a la importante dinastía de los Mendoza. Todo ello ha provocado que la ciudad cuente con un patrimonio monumental único digno de una buena visita.

Es una ciudad activa y muy accesible con una agenda cultural y de ocio para todos los gustos, ¡descubre y disfruta Guadalajara!

No te lo puedes perder

Una de las construcciones civiles más importantes de Guadalajara es el Palacio del Infantado. Fue construido por Juan Guas en 1480, por orden de Don Íñigo de Mendoza, que buscaba reflejar su estatus y poder. Es por ello por lo que el edificio es una clara muestra del lujo y esplendor de la época. Destaca su increíble fachada con puntas y su galería superior. Créeme, querrás capturarlo todo en una foto.

Con una mezcla de estilos muy curiosa, el Palacio se ha convertido en todo un símbolo para la ciudad y hoy en su interior se alberga el Museo de la ciudad y Archivo del Museo Provincial y la Biblioteca Municipal.

¿Quieres saber más?

Pero Guadalajara es mucho más que cultura e historia. Guadalajara cuenta con más de dos millones de metros cuadrados de zonas ajardinadas, ¡es una de las ciudades más verdes de Europa! Muchos de estos parques y jardines tienen valor artístico e histórico, pero sin duda todos son ideales para realizar deporte o para un buen plan en familia al aire libre.

El Zoo Municipal se ubica en uno de estos parques, en el Parque del Río. Se trata de un zoo único con una superficie de hasta 11 hectáreas. Destaca su amplio número tanto de especies animales como de plantas y cuenta con un Centro de Recuperación para Fauna Silvestre. ¡Sin duda un plan diferente para los más pequeños! (Y no tan pequeños)

Date el gusto

¿Hora de comer? La gastronomía típica de Guadalajara se basa en los platos castellanos: asados de cordero y cabrito, la caldereta, el morteruelo, el hornazo, todos ellos buenas opciones para reponer fuerzas. Aunque un buen vino de la zona, acompañado del famoso queso manchego, en una terraza en compañía de amigos, también es una buena opción, ¿no?

Los más golosos están de enhorabuena. No te puedes ir sin probar los bizcochos borrachos, el postre estrella de la ciudad, o por supuesto la famosa miel de la Alcarria, que cuenta con su propia Denominación de Origen y que puede convertirse en un souvenir delicioso.