Irún, mucho por descubrir

Situada a 3 kilómetros de Fuenterrabía y enfrente de Hendaya se ubica Irún. Su carácter comercial e industrial configuran a Irún como el núcleo más destacado del Bidasoa. Aunque se trata de una ciudad moderna y actualizada, cuenta con un pasado histórico importante.

Si te preguntas qué ver y qué hacer en Irún, te demos algunas pistas. ¡Vamos allá!

Conoce Irún: legado e historia

Edificios como la Iglesia de Santa María del Juncal, su Ayuntamiento barroco, el Palacio Arbelaiz, o la Ermita de Santa Elena son un ejemplo de lo mucho por descubrir que tiene Irún.

El castillo Gaztelu Zahar merece una visita. Fue mandado construir por Fernando el Católico, aunque se mandó derruir para que no sirviera de fortaleza enemiga en caso de ataque.

Si te interesa la historia, debes visitar el Museo Oiasso. Una colección que muestra el pasado romano de Irún y sus alrededores. Sin duda, parada obligatoria para conocer mejor los orígenes e historia de la ciudad.

No te puedes ir sin cruzar el Puente Internacional, el famoso puente que une los dos países vecinos Francia y España. Aunque si quieres visitar lugares curiosos tienes que ir a la Isla de los Faisanes.  En ella se firmó, en 1659, la Paz de los Pirineos, que dio término a la guerra de los Treinta Años. Además, es el espacio condominado más pequeño del mundo y cada seis meses su control pasa de Francia a España, curioso, ¿verdad?

Naturaleza y más

Un destino ideal para exploradores y amantes de la naturaleza. Adéntrate en sus bosques playas, mares, islas que constituyen la Bahía de Txingudi, junto con Fuenterrabía y Hendaya. En ella se encuentra el Parque Ecológico Paliando, en la desembocadura del río de Bidasoa, con 24 hectáreas de marismas.

Si eres amante del senderismo, no te puedes ir sin descubrir el Parque Natural Aiako Harria, también conocido como Peñas de Aya, situado en el extremo occidental de los Pirineos, ubicándose entre el río Bidasoa y el río Urumea. Una auténtica joya geológica con materiales del mismísimo paleozoico.

Además, Irún es punto de paso del Camino Norte de Santiago, así que puedes animarte a hacerte alguna etapa del recorrido, como un verdadero peregrino.

Para los amantes del deporte las posiblidades son muy amplias: desde golf, equitación, piragüismo o incluso ala delta. Todo ello es posible gracias a la riqueza natural y paisajística de la zona. 

Date el gusto

Como buen destino vasco, Irún es ideal para poder degustar la gastronomía vasca, una de las más reconocidas por su fuerte tradición y su apuesta por la vanguardia. Irte de “pintxos” es obligatorio y más si los maridas con un buen vino de la zona. Terrazas y calles peatonales te permitirán disfrutar del buen ambiente de la ciudad.

Los más golosos están de enhorabuena. Existen numerosas pastelerías con años de experiencia y gran tradición repostera. ¡Ideal para reponer fuerzas e irse con buen sabor de boca!