“Sevilla tuvo una niña y le pusieron Triana”, dice la sevillana. El barrio hispalense, también autodenominado “república democrática”, se desparrama por la orilla del río Guadalquivir con una idiosincrasia propia. Una vez se cruza el Puente de Isabel II, más conocido como el Puente de Triana, se palpa su legado artesano, flamenco y marinero.

En homenaje a las dos emblemáticas hermanas Fandiño –Las Marías–, seguimos sus pasos por la ciudad para descubrir a todo color esos rincones compostelanos que aún guardan la esencia y el embrujo de otra época.

Algo de mágico tendrá la localidad gaditana para que el viajero siempre termine perdiéndose en sus calles, las mismas que Camarón exprimió y donde la historia se hace grande.

Llanura y mar. Renacimiento y modernismo. Tradición y costrumbrismo. Realidad y leyenda, pero ante todo, mucha, mucha poesía.

A cuatro horas y media de viaje en Ave desde Madrid y a poco más de una de Barcelona, Perpiñán, considerada la capital del Rosellón y de la Cataluña francesa, formó parte de las coronas de Aragón y de Mallorca y es uno de los más acogedores destinos del sur de Francia.

La historia se abre paso en cada rincón de su perfil único. Su gastronomía es autenticidad. Cada visita, una certeza de que de no será la última.

Los viajeros que acuden buscando su luz y sus playas decubren muy pronto que València es mucho más. Sus vibrantes barrios y amplios parques se conjugan con una amplia oferta cultural al aire libre que sigue creciendo.

Primero fue el arte, y ahora es el teatro lo que impulsa la creación de la ciudad andaluza más allá de su sinuosa frontera mediterránea. Y entre tanta  cultura, un legado arquitectónico con huellas milenarias que conviven con bellos edificios del siglo XIX.

Más allá de un espectacular conjunto monumental que ha integrado con naturalidad peregrinos, mochilas y calzado de montaña, también es posible otra ciudad compostelana sin aglomeraciones, conjugando verde y arquitectura contemporánea.

Con la primavera, la ciudad andaluza airea con azahar sus calles. Arranca la gran temporada de sus patios, entre nuevas programaciones musicales y propuestas artísticas y gastronómicas que elevan su patrimonio.