La ciudad vive una época dorada, gracias al empuje de una larga tradición artesanal y cierto grado de necesaria “locura” que desprenden rompedores edificios junto al río Lez.

 

Otros destinos a + de 200 Km/hora