La herencia industrial de Poblenou convive con los nuevos vecinos de esta última década: artesanos, cocineros, diseñadores e instituciones culturales.

Texto: Marta Domínguez

 

 

 

Badajoz, 90.

Alblanc Atelier

Al volver de sus estudios en Bélgica en 2017, la entonces diseñadora y experta en ‘branding’ Noemí Iniesta lo tuvo claro: quería continuar con el oficio que su madre le había enseñado. Su taller floral es un antiguo almacén de baterías con ventanales enormes y paredes imperfectas, donde las flores no se disfrazan ni complican. El lema de la casa es sencillez, pulcritud e ingenio. Los diseños florales de Alblanc remiten al entorno local, a las formas esenciales y las texturas mediterráneas. Este 2024 aterrizan en Madrid, en el barrio de Almagro.

alblancatelier.com


 

 

Plaça de les Glòries, 37.

Disseny Hub

En una ciudad como Barcelona, en la que el diseño no es oficio sino religión, el DHUB hace las funciones de museo, laboratorio y punto de encuentro dedicado a la innovación y la tecnología. La cafetería de este espacio debe estar, pues, a la altura. La restauración corre a cargo de la Pastisseria Sauleda, un clásico fundado en 1969. Catalán & Bergnes firma el interiorismo, con un gran banco protagonista con tapicería ‘patchwork’ de alfombras Kilim de Nani Marquina. Su padre, el diseñador industrial Rafael Marquina, tiene varias piezas en el mismo museo, como la célebre aceitera antigoteo que ganó el premio Delta de Oro en 1961. También acompañan a los visitantes las lámparas de Santa & Cole y Artemide.

dissenyhub.barcelona
 

 

Marina, 116.

La Mal Dita

Pequeño pero matón. Perfecto para un desayuno tranquilo, alejado de los ‘brunch’ que proliferan en el barrio y más cercano a los ‘esmorzars de forquilla’ (almuerzos contundentes de platos tradicionales catalanes). Un espacio diseñado por LoCa Studio con rincones, varias barras y abierto al exterior aprovechando el clima benévolo de la ciudad. Aritz, el joven chef, apuesta por un menú ágil con productos frescos estacionales. Lo más pedido: el arroz meloso de bogavante, la muhamara de pimientos del piquillo o el bikini de meloso de ternera.

 

 

Palmira

De Jaén a Barcelona. Antonio Ruiz vive en la ciudad desde 2013, y aquí creó un espacio fresco y luminoso dedicado a la cerámica. En su trayectoria como alfarero, sus ejes han sido su tierra y la naturaleza; formas orgánicas, tranquilidad, sencillez y placer. Este artesano organiza periódicamente workshops abiertos al público en los que crear tazas o platos de estilo mudéjar, herencia de su ciudad natal cuya máxima representante es la Casa Palacio del Condestable Iranzo. Los curiosos también pueden visitar este espacio de trabajo en las jornadas periódicas de Talleres Abiertos de Poblenou. Las piezas más populares de su tienda online son las tazas bajas en gres esmaltado o los maceteros Granada de terracota chamotada.

palmiraceramica.com

En Barcelona, la estación de El Clot, que cuenta con los servicios de la RG1 y la R1 de Rodalies, se encuentra en las inmediaciones de Poblenou.

Se puede descargar en Google Play y App Store, se pueden contratar los servicios de Renfe y de Movitaxi, Reby y Karhoo, que ofrecen taxi y patinete eléctrico para complementar el viaje en tren.