Callejear por el Gòtic nos pone al día de la agenda cultural de la ciudad. Su centro histórico acoge gastronomía, tiendas centenarias y hospitalidad.

 

L’Arca

Una de las tiendas más delicadas de la Barcelona es este espacio ubicado en una finca del siglo XV, con una renovación que ha respetado la estructura original y cuyos materiales nobles casan muy bien con su exquisita selección de moda ‘vintage’. Carmina Pairet y Nina Balmes son especialistas en encajes, velos, kimonos, años veinte, seda, mantones, vestidos lenceros… Solo lo más refinado, y quizá de ahí el conocido dato de que fuesen legítimamente escogidas para proveer de atuendos a la película ‘Titanic’.

Banys Nous, 20. larcabarcelona.com

 

Rocambolesc

En una imaginada etimología de la palabra rocambolesco aparece el rock, ese espíritu gamberro que impregna todo lo que hace Jordi Roca, que adora plasmar en dulce un paisaje, un ruido, una emoción. A su lado, la mexicana Ale Rivas, jefa de pastelería en el Celler de Can Roca. Su pasión compartida por los helados les llevó a este proyecto, mitad fábrica de Willy Wonka mitad laboratorio de doctor chiflado. Un mundo de fantasía con golosinas, carambinas, ‘unicornets’, polos con homenajes a Dalí, ‘brioches’ y ‘toppings’ maravillosamente atípicos.

La Rambla, 51. rocambolesc.com


 

Footdistrict

Si alguién creyó que la fiebre de las zapatillas aminoraría esta década, se equivocaba. Lo mismo ha pasado con el ‘streetwear’. Ese espíritu dandi callejero sigue vivo, en parte por afán coleccionista y en parte por ganancia especulativa: algunos productos de edición limitada son un valor seguro. En este local diáfano encontramos marcas como Baracuta, Carhartt WIP, Our Legacy, CP Company, The North Face, Y-3 o Stüssy. También una selección de artículos outdoor sostenibles, Terra Project, coordinada en colaboración con Ocean52.

Lleona, 4. footdistrict.com

 

 

 

Papabubble

Recuperar el caramelo artesano. Así de sencillo y así de complicado era el objetivo que en 2004 se puso el equipo de esta confitería encantadora. No quisieron renunciar ni a la estética ni a una calidad altísima. Elaboran en vivo y en directo, una actividad que remite más a los trucos de mago que a la cocina. No hay máquinas: absolutamente todos los procesos se hacen a mano. Entre sus especialidades, los ‘bubblets’ (lo que llamaríamos gominolas), las clásicas piruletas, las mezclas de caramelos y los sabores especiales (rosas, sushi, hierbas aromáticas).

Banys Nous, 3. papabububble.com

 

 

El barrio Gótico barcelonés se encuentra entre las estaciones de Plaça de Catalunya y Arc de Triomf, que cuentan con los trenes del servicio de Rodalies.

 

Las calles peatonales del Born acogen hitos arquitectónicos, comercios centenarios, novedades flamantes y un espítiu hedonista.

 

Sans & Sans

En la última década se han escrito muchas páginas sobre el café, pero la confederación de amantes del té sabemos que la bebida más exquisita, sutil e historiada es la nuestra. Todo lo que rodea al ritual es refinamiento puro: la porcelana y la plata, las teteras, las urnas para guardar las latas, las mesas de palisandro. En esta boutique especializada tienen los mejores tés del mundo — blanco, oolong, pu erh, earl grey, chai, matcha—, orgánicos y biodinámicos, venidos de todos los rincones del planeta: Japón, Darjeeling, Malawi, Ruanda, Nepal....

Argenteria, 59. sansisans.com

 

 

Etnia Barcelona

Fulgencio Ramo creó su fábrica de gafas en los cincuenta. Su nieto David Pellicer recoge la sabiduría del oficio y añade un toque de irreverencia: «Barcelona es parte de nuestra identidad como ciudad innovadora y abierta al mundo.» El objetivo, una marca aliada con la cultura. Su sello de estilo son los colores vivos y las formas pop en materiales de máxima calidad: cristal mineral de Barberini y acetato de Mazzuchelli. Su fundación tiene un compromiso sostenible que huye del palabrerío y aboga por acciones concretas como la eliminación del plástico.

Espaseria, 1. etniabarcelona.com

 

 

Carmina

El histórico Senyor Parellada —un clásico que cerró por jubilación— ha dado paso a Carmina, que respeta el legado de su predecesor y se define como una fonda de cocina tradicional catalana: escudella, fricandó, ceps, suquets. La sala se organiza en torno al patio central acristalado, desbordado de plantas y con las puertas originales restauradas. Al frente encontramos a la empresaria Isabella Heseltine, que cambió Roma por Barcelona hace más de tres décadas y ha apostado por mezclar lo mejor de estas dos culturas mediterráneas.

Argenteria, 37. carminarestaurante.com

 

 

The Barcelona Edition

A estas alturas, ¿qué puede ofrecer un hotel para sorprender a un viajero experimentado? Quizá se trate precisamente de eso, de evitar experimentos raros y ofrendar lo que siempre funcionó: la buena educación, la pulcritud, el cuidado de la luz, la localización perfecta, las vistas fabulosas, el interiorismo elegante (lo firma Lázaro Rosa-Violán), salas silenciosas donde leer. Si uno hace bien todo eso ya lo tiene todo a favor. Luego están los detalles, como las fotografías de Biarnés, Colita, Miserachs y Maspons que acompañan en el bar.

Avenida de Francesc Cambó, 14. editionhotels.com

 

Las estaciones de Plaça de Catalunya y de Arc de Triomf se encuentran en el entorno del barcelonés barrio del Born por las que transitan los trenes de las líneas R1, R3 y R4 del servicio de Rodalies y de los servicios regionales de Renfe.

 

El barrio más señorial, moderado y familiar también sabe ser ‘cool’. Los nombres recién llegados a Sarrià abanderan un hedonismo culto, dandy y ‘gourmet’.

 

Ze García

Tiene apenas treinta años y ya ha trabajado con Armani, Karen Millen, desfilado en el 080 y abierto su propio taller de costura, con una producción enteramente local. José María García confiesa que sus tatuajes y pendientes asustaban en un primer momento a las clientas clásicas, aunque enseguida se las sabe ganar. Su ‘atelier’ frente al Turó Park es sereno y elegante, pero los vestidos tienen alma gamberra. “Mi firma creció con las redes sociales”. Las chicas anónimas y sus amigas ‘influencers’ le aportan una frescura que no tienen las actrices famosas.

Josep Bertrand, 13. zegarcia.com

 

Casa Tejada

Se definen como un bar de ostras, y resumen así su carta: frutos de mar y cócteles. El chef Romain Fornell quiso dotar al espacio de una inspiración marinera basada en las cabañas de pescador de la zona de Arcachon, con tejas, pintura a mano y lámparas de paja. La barra con el ‘comptoir’ de ostras da la bienvenida en la entrada. El proveedor es Jöel Dupuch, posiblemente el mejor ostricultor del mundo. El bogavante, el cangrejo real y la brasa son los otros protagonistas. Hay guiños nipones en el salmón asado con miso o el entrecot de raza Aubrac al corte japonés.

Tenor Viñas, 3. goutrouge.com

 

Alzueta Gallery

Además de su sede en Madrid y en la masía del Palau de Casavells (Girona), Alzueta cuenta desde el pasado otoño con dos galerías en Barcelona: la de la calle de Séneca, en Gràcia, y la recién inaugurada de Sarrià. Especializados en creadores jóvenes, los buscan guiados por la brújula de la “ética, radicalidad, transformación, poesía y conexión con el tiempo en que viven”. Gabrielle Graessle, Xevi Solà, Carlota Guerrero, Maru Quiñonero, Guim Tió o Maria Espeus han expuesto en sus sedes. También cuentan con un proyecto de residencias de artistas.

Josep Bertrand, 3. alzuetagallery.com

 

Salón Toro

Más de 300 m2 –que sin embargo resultan íntimos y discretos– reciben a los clientes del nuevo salón de los hermanos Víctor, José y Eva Toro, pioneros desde 1995 de un modo diferente de entender la peluquería. Ni sofisticaciones demodé, ni esclavitud mensual, ni clichés de edad: en su espacio los profesionales ahondan en la personalidad y estilo de vida de cada cliente, hasta dar con un sello que se aleje de modas bobas y peinados en serie. También están presentes en desfiles de moda de diseñadores como Lydia Delgado, Victorio & Lucchino o Cortana.

Avinguda de Pau Casals, 17. salontoro.com

Al barrio barcelonés de Sarriá se puede llegar desde la estación de Sants, en la que confluyen trenes de prácticamente todas las líneas de Rodalies.

Poblenou, Barceloneta, Raval, Eixample Izquierdo, Sant Antoni, Sants… descubre todo lo que ocurre en cada barrio.