Arte, ‘delicatessen’ en formato informal, librerías y espacios verdes. Sarrià-Sant Gervasi es un barrio clásico que se abre poco a poco a lo contemporáneo.

Texto: Marta Domínguez

 

 

Amigó, 50.

Shon Mott

Nada de tendencias. Los hermanos Buxó quieren que llevemos sus prendas años y años, y por eso optan por diseños minimalistas sin género, de materiales sostenibles y producción local. De su formación en Estados Unidos, Pep y Kiko (nietos de una saga textil) aprendieron la importancia de la funcionalidad y un innegociable: la comodidad. Imposible vestir elegante si uno se revuelve en la silla todo el rato luchando contra costuras ceñidas. El aire nórdico y estricto de sus colecciones les ha granjeado una clientela culta, audaz y fiel.

shonmott.com

 

 

Santaló, 79.

Casa Usher

Maria y Anna ya tenían una amplia trayectoria en el mundo del libro cuando decidieron unir esfuerzos para abrir el modelo de librería en el que creen: selectiva, cercana, con un cuidado fondo; atenta al cómic, el ensayo, la gastronomía. “En la librería siempre sentimos que estamos donde queremos estar”. Su variada agenda de actividades refleja un criterio férreo abierto a lo interesante. Saben de la utilidad del libro electrónico, pero lo suyo es el papel: “Tenemos cuarenta años y hemos visto casetes, CD, mp3, iPods y el regreso al vinilo. Yo leo en el mismo soporte que leía mi abuela. El olor, el tacto, el diseño...”. Para este invierno: Hélène Gestern, Elisa Victoria, Sabrina Duque, Yuko Tsushima…

casausher.com

 

Ganduxer, 16.

Rabbit's

Algo tienen las barras –improvisación, camaradería, confidencia– que hace que nos sintamos en un local de toda la vida. En este bar de tapas y platillos, el chef Jordi Cunill (también propietario de Café de París) propone una carta familiar y desenfadada: callos bien picantes, ‘fricandó’, solomillo de vaca, navajas, jamón, gambas de Palamós... El interiorismo es de Pilar Líbano, que ha ideado la mencionada barra que da a la cocina abierta, una bancada retro, mármol blanco, taburetes de piel, mesas lacadas en rojo e iluminación ‘vintage’.

rabbitsbarbarcelona.com

 

 

Sant Elies, 22.

Mae

¿Costa Rica en el Upper Diagonal? La mezcla suena tan insólita como atrayente, y lo cierto es que funciona. “Mae” es una palabra informal del costarricense para referirse a “colega”. Germán Espinosa y Diego Mondragón, respaldados por sus credenciales –El Celler de Can Roca, ABaC, Fonda España–, cocinan a cuatro manos y rinden homenaje a la riqueza gastronómica de Costa Rica: crustáceos, pescado, tupinambo, pejibaye, guayaba, lulo, tomate de árbol, ají amarillo, tepache... Un plato estrella: la espuma de coliflor, ‘txangurro’ y ‘gelée’ de mejillón. Propone maridajes la sumiller Carla Viladrich. Técnicas locales con una despensa global que buscan, ante todo, la fiesta sensorial en la mesa.

maebcn.com

 

Sarrià-Sant Gervasi es uno de los distritos más verdes de Barcelona, pero reserva espacio a galerías de arte, ‘concept stores’ inspiradoras y cocina clásica puesta al día.

Texto: Marta Domínguez

 

Duquesa de Orleans, 9.

Torre Amat

Más Barcelona no puede ser: un palacete modernista catalogado, en el corazón del barrio, con jardín de cítricos y aromáticas, piedra, azulejos y un interior tal como fue concebido por el marqués Marià de Foronda. Para poder conocer cómo vivía la burguesía del siglo XIX hay que estar atentos a su agenda, ya que con frecuencia organizan citas abiertas al público, como ferias benéficas o visitas; también para eventos privados. Curiosidad para futboleros: fue el hogar de Kubala durante los años cincuenta.

torreamat.com

 

 

Ganduxer, 50.

Isabella's

Isabella Heseltine nació en Roma, pero en 1986 se vino a Barcelona “por amor”. De padre inglés y madre francesa, ahondó en su identidad italiana, “de la que aprendí que preparar un plato no es solo combinar ingredientes de manera precisa, sino en convertir un acto cotidiano en un placer”. Su restaurante –con interiorismo del dúo Dalla Polvere– es un punto de encuentro en el barrio, con platos efectivos e ingredientes de temporada. Su hijo Marco ha heredado el olfato y el don de las relaciones públicas.

isabellas-restaurant.com

 

 

Francesc Pérez-Cabrero, 3.

Blaw Store

Hay que tener una gracia especial para combinar caro y barato y saber presentar al cliente prendas sofisticadas al lado de objetos populares con carisma. Blaw apuesta por un estilo de vida mediterráneo, retro y hedonista en el que cabe una chaqueta de Patagonia, un termo de montaña, vinos naturales, nombres de culto (Tony’s Chocolonely o Standard Procedure), firmas sostenibles (Veja, Balbino) y también una marca propia de ‘athleisure’ (moda deportiva casual), con enfoque en la calidad asequible.

blawstore.com

 

 

Josep Bertrand, 3.

Alzueta Gallery Turó

Hay un ‘sello Alzueta’: modernidad, radicalidad, transformación y poesía. Miquel Alzueta fue escritor y editor, y ha conservado ese espíritu cazador de talento. Además de sus sedes en Madrid y Girona, cuentan desde el 2022 con dos galerías en Barcelona: la de calle Séneca, en Gràcia, y esta de Sarrià. Todos los espacios tienen en común un interior pulcro y refinado, con una selección impecable de diseños ‘mid-century’. Entre sus artistas, Gabrielle Graessle, Carlota Guerrero, Maru Quiñonero, Bruno Ollé o Guim Tió.

alzuetagallery.com

En el barrio barcelonés de Sarrià-Sant Gervasi las estaciones más cercanas son Sants o Passeig de Gràcia por las que transcurren los trenes de las líneas R1, R2, R3 y R4 de Rodalies

 

El barrio más señorial, moderado y familiar también sabe ser ‘cool’. Los nombres recién llegados a Sarrià abanderan un hedonismo culto, dandy y ‘gourmet’.

 

Josep Bertrand, 13.

Ze García

Tiene apenas treinta años y ya ha trabajado con Armani, Karen Millen, desfilado en el 080 y abierto su propio taller de costura, con una producción enteramente local. José María García confiesa que sus tatuajes y pendientes asustaban en un primer momento a las clientas clásicas, aunque enseguida se las sabe ganar. Su ‘atelier’ frente al Turó Park es sereno y elegante, pero los vestidos tienen alma gamberra. “Mi firma creció con las redes sociales”. Las chicas anónimas y sus amigas ‘influencers’ le aportan una frescura que no tienen las actrices famosas.

zegarcia.com

 

 

Tenor Viñas, 3.

Casa Tejada

Se definen como un bar de ostras, y resumen así su carta: frutos de mar y cócteles. El chef Romain Fornell quiso dotar al espacio de una inspiración marinera basada en las cabañas de pescador de la zona de Arcachon, con tejas, pintura a mano y lámparas de paja. La barra con el ‘comptoir’ de ostras da la bienvenida en la entrada. El proveedor es Jöel Dupuch, posiblemente el mejor ostricultor del mundo. El bogavante, el cangrejo real y la brasa son los otros protagonistas. Hay guiños nipones en el salmón asado con miso o el entrecot de raza Aubrac al corte japonés.

goutrouge.com

 

 

Josep Bertrand, 3.

Alzueta Gallery

Además de su sede en Madrid y en la masía del Palau de Casavells (Girona), Alzueta cuenta desde el pasado otoño con dos galerías en Barcelona: la de la calle de Séneca, en Gràcia, y la recién inaugurada de Sarrià. Especializados en creadores jóvenes, los buscan guiados por la brújula de la “ética, radicalidad, transformación, poesía y conexión con el tiempo en que viven”. Gabrielle Graessle, Xevi Solà, Carlota Guerrero, Maru Quiñonero, Guim Tió o Maria Espeus han expuesto en sus sedes. También cuentan con un proyecto de residencias de artistas.

alzuetagallery.com

 

 

Avinguda de Pau Casals, 17.

Salón Toro

Más de 300 m2 –que sin embargo resultan íntimos y discretos– reciben a los clientes del nuevo salón de los hermanos Víctor, José y Eva Toro, pioneros desde 1995 de un modo diferente de entender la peluquería. Ni sofisticaciones demodé, ni esclavitud mensual, ni clichés de edad: en su espacio los profesionales ahondan en la personalidad y estilo de vida de cada cliente, hasta dar con un sello que se aleje de modas bobas y peinados en serie. También están presentes en desfiles de moda de diseñadores como Lydia Delgado, Victorio & Lucchino o Cortana.

salontoro.com

 

Al barrio barcelonés de Sarriá se puede llegar desde la estación de Sants, en la que confluyen trenes de prácticamente todas las líneas de Rodalies.