Transcantábrico

Hace más de 30 años nacía el tren turístico más veterano de España: El Transcantábrico. Lo que entonces era una apuesta arriesgada para un país que nunca había visto circular un tren de estas prestaciones y características es hoy un producto consolidado de prestigio internacional.
Tras sucesivas transformaciones y mejoras a lo largo de su ya larga historia, El Transcantábrico es hoy un auténtico hotel de cinco estrellas sobre raíles, con prestaciones y comodidades que satisfacen las expectativas más exigentes. En sus salones y suites se combina a la perfección el encanto de los evocadores trenes de principios del siglo XX con el confort más avanzado del siglo XXI.

Tanto en los salones del tren como en los renombrados restaurantes del recorrido, la gastronomía está a cargo de los más reputados fogones y chefs del norte de España, una zona ya de por sí situada entre las mejores de Europa por la calidad de sus profesionales y sus materias primas.
El sabor de una selecta cocina es ya “marca de la casa” en todos los paquetes turísticos de Renfe – Trenes Turísticos.

 

El Transcantábrico cuenta con dos tipos de habitación a disposición de sus clientes.

Suite Gran Lujo

En diseño, espacio, calidades y modernas prestaciones las suites Gran Lujo nada tienen que envidiar a las habitaciones de los más prestigiosos alojamientos de cinco estrellas. Cuentan con:

  • Amplio espacio distribuido en salón, dormitorio y baño.
  • Cama de matrimonio de dos metros de largo o camas gemelas individuales en el dormitorio. Un sofá con posibilidad de convertirse en cama de matrimonio en el salón.
  • Equipadas con armario ropero, maletero, escritorio, caja fuerte, pantallas led, sintonizador musical, climatización regulable, ordenador multimedia con conexión gratuita a Internet, teléfono interior y minibar.
  • Baño espacioso y confortable, con ducha hidromasaje/sauna de vapor, secador de pelo y variado set de artículos de bienvenida.


Suite Junior

Una habitación dotada de un completo equipamiento, para disfrutar de una cómoda estancia a bordo. Dispone de:

  • Distribución en dormitorio y baño.
  • Cama de matrimonio.
  • Equipada con armario ropero, maletero, escritorio, caja fuerte, climatización regulable, sintonizador musical, teléfono interior, minibar.
  • Baño funcional, con secador de pelo y ducha hidromasaje/sauna de vapor.


Los coches salón

El Transcantábrico cuenta con los coches Pullman originales de 1923, auténticas joyas del patrimonio histórico-ferroviario, especialmente decorados para este tren de lujo.

En estas zonas comunes se sirven diariamente los desayunos a la carta y la selecta gastronomía elaborada por nuestro chef de aquellas cenas o almuerzos que tienen lugar a bordo.

Además, el coche bar permanece abierto permanentemente al servicio del cliente, que también podrá disfrutar de otros espacios como salones de té, coche panorámico o el coche pub, donde cada noche se ofrecen fiestas, música o actuaciones en directo.

Todo el tren, tanto habitaciones como zonas comunes, está conectado interiormente permitiendo el libre tránsito de los viajeros.

Gastronomía

Tanto en los salones del tren como en los renombrados restaurantes del recorrido, la gastronomía está a cargo de los más reputados fogones y chefs del norte de España, una zona ya de por sí situada entre las mejores de Europa por la calidad de sus profesionales y sus materias primas.

El viaje es en si mismo un recorrido por la identidad gastronómica de Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, donde las distintas culturas que han habitado en el norte de España han dejado su huella en los sabores de esta tierra. Una tradición culinaria, renovada y reelaborada por cocineros de renombre internacional, que el viajero podrá disfrutar en los lugares por los que el tren discurra.

Tripulación

La tripulación de nuestros Trenes Turísticos de Lujo está formada por una selección de profesionales al servicio del viajero, preparados para ofrecer una atención exquisita y personalizada en varios idiomas.

El equipo está dirigido por un Jefe de Expedición que, como máximo responsable, llevará las riendas de este crucero ferroviario a buen puerto. En esta singladura le ayudarán el resto de los miembros de la tripulación: maquinista, guía, jefe de camareros, cocineros y camareros, animadores, técnicos de mantenimiento, conductor del autobús y personal de seguridad, que velarán para que el viajero no se tenga que ocupar más que de disfrutar del viaje.

El guía se convertirá en el compañero inseparable del grupo, acompañando a los viajeros en todo momento y ofreciéndoles la información y el asesoramiento que precisen. Las distintas animaciones a bordo, por su parte, se encargarán de entretener y hacer disfrutar de las estancias, fomentando la participación activa de los pasajeros.

Toda nuestra tripulación, en coordinación con el Jefe de Expedición, está a disposición del viajero las veinticuatro horas de cada día, garantizando el mismo nivel de alta calidad y el trato personalizado dentro y fuera del tren.