Benicarló

Más que sol y playa

 

Apéate del tren en esta estación y descubre Benicarló, una localidad marinera que presume de agradables temperaturas todo el año y de un patrimonio histórico y cultural único.

Descubre

¡Empieza la visita a lo grande! A tan solo 10 minutos andando de la estación, te encontrarás con la verdadera joya arquitectónica y artística de la ciudad: la Casa Fontcuberta. Este magnífico palacete colonial, obra de Josep Maria Franquet, es uno de los mejores testigos de la época de mayor progreso e industrialización de Benicarló. Su estado de conservación te dejará boquiabierto. No en vano, este espacio ha llegado a usarse como escenario cinematográfico.

Si quieres continuar con tu recorrido monumental, dirígete a la calle San Joaquín. Allí se erige la bella Casa del Marqués, residencia del marqués de Benicarló y construida a finales del siglo XVIII. Esta morada esconde un maravilloso huerto-jardín en la parte posterior que te invita a desconectar del ajetreo de la ciudad. Una vez en el interior, anímate a recorrer la magnífica biblioteca de la casa y fíjate en los singulares y coloridos azulejos de la cocina.

Disfruta

No guardes la cámara, porque aún hay más. La bonita fachada de la Casa Bosch, situada en la Avenida Joan Carles I, llamará poderosamente tu atención. Recórrela con la vista e identifica los coloridos motivos vegetales, de estilo modernista y únicos en la localidad.

Para completar tu inmersión cultural, ve al MUCBE. Este antiguo convento franciscano ahora es un centro cultural donde podrás visitar la exposición permanente de los restos arqueológicos del poblado ibérico Puig de la Nau, a unos pocos kilómetros de la ciudad. Este yacimiento se remonta al siglo II antes de Cristo y es un buen reflejo del sistema de comunicación entre poblados mediterráneos de la época.

Sorpréndete

Vive el día a día de los benicarlandos en el animado mercado central, donde podrás encontrar pescado fresco del día y los mejores productos de la tierra, como sus famosas alcachofas. No te olvides de probar sus dulces típicos, como los pastissets de cabell d'àngel o los coques de Sant Antoni.

Las playas de Benicarló son limpias y tranquilas. Aprovecha para darte un buen chapuzón en la emblemática playa del Morrongo, de arena fina, rodeada de árboles y muy próxima al puerto. Ideal si vas con familia.

En la época estival también puedes unirte a la celebración de las fiestas patronales durante la segunda quincena de agosto. Disfruta de los fuegos artificiales a orillas del mar desde el famoso «Muro» de Benicarló. La despedida perfecta.

¿Vas en otoño? Prepara el estómago para las famosas Jornadas Gastronómicas. Regálate uno de los menús especiales en los distintos restaurantes y establecimientos de la zona y deléitate con los manjares locales, tanto del mar como de la tierra.

Fallas, San Juan, Tomatina, Moros y Cristianos, Low Festival, Enfarinats... Un año da para mucho.