¿Qué ver en Logroño? Historia y gastronomía

 

¿Una escapada en tren a Logroño? Disfruta de una escapada primaveral a Logroño con Renfe.

Logroño es una ciudad creada para disfrutar con los cinco sentidos. Su gastronomía y sus vinos la convierten en un destino ideal para los amantes del enoturismo. ¿Qué te parece una visita a algunas de sus bodegas y una cata para abrir boca? Planazo, ¿no? Si ya lo completas con una ruta de pinchos por su famosa calle Laurel, triunfarás seguro.

Sus calles de origen medieval, sus monumentos, así como lo paisajes que rodean la ciudad son un deleite para la vista. Anímate a descubrir los alrededores de Logroño con una de sus muchas rutas de senderismo. Disfruta de los paisajes primaverales, con los campos se tiñe de flores, como amapolas o las características flores de colza amarillas, llenándolo todo de un olor único. Podrás realizar incluso una etapa del Camino de Santiago, a su paso por Logroño, recorriendo el hermoso Parque de la Grajera, el único Parque Natural de la ciudad.

Además, del 7 al 12 de junio, podrás disfrutar de sus fiestas patronales o también conocidas como las Fiestas de San Bernabé. Fiesta declarada de Interés Turístico Nacional desde 2015, conmemora la victoria que tuvo lugar en 1521 ante las tropas francesas comandadas por André de Foix. Procesiones, salvas de honor, pan, vino y peces... ¡Y mucho más! ¿A qué esperas?

Logroño es una ciudad rica en historia y tradiciones, con un interesante conjunto monumental estrechamente vinculado al paso de peregrinos del Camino de Santiago. Todo ello sin olvidar el buen ambiente de sus calles, las numerosas bodegas y el obligado recorrido por la calle del Laurel degustando cada uno de sus pinchos.

¿Con ganas de descubrir qué ver en Logroño? ¡Sigue leyendo!

10 imprescindibles en Logroño

  • La Rúa Vieja: en torno a esta tradicional calle de paso de los peregrinos que se dirigían a Compostela, aparecen las más importantes representaciones de la arquitectura jacobea como son el albergue de Peregrinos o la famosa fuente de los Peregrinos. Otra de las calles imprescindibles en Logroño es la calle Portales. Esta cruza el casco antiguo y debe su nombre a los soportales que ocupan gran parte de su acera sur.
  • La iglesia de Santiago: otro ejemplo de la importancia del Camino de Santiago en la ciudad. Este monumental edificio, erigido en el siglo XVI, cuenta con una sola nave y su fachada muestra una formidable imagen de Santiago Matamoros. En el interior, se venera la imagen de la Virgen de la Esperanza, patrona de Logroño.
  • Concatedral de Santa María de la Redonda: esta iglesia comparte el título de catedral con la de Calahorra. Está ubicada en pleno centro de la ciudad y en su origen fue un templo románico más pequeño que se tuvo que ampliar dada la alta afluencia de peregrinos. La concatedral actual cuenta con un estilo entre gótico y barroco.
  • Santa María de Palacio: el templo más antiguo de la capital riojana, que preside el horizonte logroñés con su aguja gótica. En su interior, se pueden admirar un magnífico claustro, un retablo flamenco y varias piezas románicas.
  • Iglesia de San Bartolomé: dedicada al patrón de la ciudad, este templo fue construido en el siglo XII. Conserva una exquisita portada esculpida y una preciosa torre mudéjar. Constituye la única muestra de arte románico en la urbe.
  • No te pierdas tampoco los numerosos ejemplos de arquitectura civil, como el palacio del Marqués de Legarda, el de los Chapiteles o el Museo de La Rioja, instalado en el palacio de Espartero, una construcción barroca del siglo XVIII.
  • Paseo del Espolón: es uno de los centros emblemáticos de la ciudad, en el que además se encuentra un auditorio en el que se realizan conciertos y espectáculos. Cerca de aquí se encuentra la plaza del Mercado, lugar de cita de sus habitantes.
  • Puente de Piedra: es uno de los cuatro puentes que atraviesan el río Ebro a su paso por Logroño y todo un símbolo de la ciudad. Su construcción actual data de 1884, tras el derrumbe del antiguo puente en 1871. Además es el principal punto de entrada del Camino de Santiago a la ciudad.
  • Calle del Laurel: en pleno centro histórico, esta calle de poco más de 200 metros y sus alrededores concentran un buen número de bares y restaurantes en los que disfrutar del chiquiteo y las tapas. No en vano, es una de las rutas de pinchos más conocida de toda España. Irte de Logroño sin gozar del buen ambiente, el buen vino y las deliciosas especialidades de cada establecimiento no tiene perdón.
  • Visita el centro histórico: dar un paseo por la calle Herrerías, la calle del Marqués de San Nicolás o por la calle Ruavieja es una de las mejores cosas que puedes hacer en Logroño. Déjate enamorar por sus calles adoquinadas y descubre bodegas y otros tesoros ocultos.

 ¿Quieres conseguir las mejores vistas de Logroño? Cruza al otro lado del río Ebro para disfrutar de una atractiva vista del centro, con las torres de las cuatro iglesias.

Cómo llegar a Logroño en tren

¿Te han entrado ganas de descubrir este cachito de La Rioja? ¡Date el capricho!

Gracias a Renfe, viaja a Logroño de la forma más rápida, cómoda y sostenible posible y tú solo déjate llevar. ¡Viaja en Alvia entre Madrid y Logroño en solo 3 h y 16 min! Echa un vistazo a nuestras rutas: