Barcelona

Dragones y tesoros arquitectónicos a orillas del Mediterráneo.
 

 

No te lo puedes perder

Situada muy cerca de los Pirineos y bañada por el mar, Barcelona es la ciudad de la arquitectura sin límites. Gracias a Gaudí, podrás adentrarte en los colores, texturas y plasticidad de su obra modernista única en el mundo. Más allá de su insignia arquitectónica, la Sagrada Familia, la mayoría de sus creaciones en la cuidad te transportarán a mundos imaginarios que bien merecen su reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Su legado tampoco te dejará indiferente, no hay más que ver la fachada y el interior del Palau de la Música de Domènech i Montaner para quedarse boquiabierto ante los tonos vivos que proyectan sus vidrieras.

¿Quieres saber más?

Quizás, debido a ese halo mágico que Gaudí dejó en Barcelona, también es conocida como la ciudad de los dragones. Si observas, seguro que encontrarás escamas y garras en más de un rincón de sus calles.

La historia cosmopolita de Barcelona nos deja huellas del Imperio Romano, catedrales góticas que inspiraron novelas y castillos medievales con vistas cautivadoras. Aquí encontrarás una fusión perfecta de naturaleza, ocio y cultura.

Date el gusto

Calles llenas de vida, desde Verdi, donde degustar vermut casero o comprar un artículo vintage, siguiendo por el Paseo de Gracia, el Barrio Gótico o Las Ramblas. No olvides entrar en el mercado de La Boquería para embriagarte de olores y sabores del mar y la tierra.

Planes de temporada
 

  • No hay mejor momento para disfrutar de las aguas calmadas del Mediterráneo que el verano. Desde el monumento de la Estrella Herida de la Barceloneta puedes retratarte en un selfie mientras ves oscurecer o amanecer a través de sus cristales y escuchas el sonido de las olas. 

  • Si bien hay variedad de deportes acuáticos que puedes practicar, lo realmente autóctono, es el ‘takatá’, si no sabes lo que es, pregunta a los que se entretienen cerca de la orilla entre balones y pelotas de tenis.

  • Lo más singular son las noches de las playas barcelonesas por el sentir de la arena en tus pies viendo una película en una gran pantalla de cine. 

  • El cine también se traslada al idílico castillo de Montjuic, donde además su Fuente Mágica te envolverá en una coreografía de agua y colores. 

  • Asimismo, la noche y la brisa marina, combinan a la perfección para maravillarte cenando bajo las estrellas en el Observatorio de Fabra o desde la azotea de la Casa Batlló.

  • La cultura se abre paso a través de los festivales, símbolo de la ciudad, donde experimentar con el sonido, vivir la música o  deleitarte con todo tipo de artes escénicas rodeado de monumentos y paisajes increíbles. 

  • Los barrios se visten de sus mejores galas compitiendo por ser los más creativos en sus decoraciones que no dejarán de sorprenderte mientras paseas por Gracia o Sants. 

  • Estas celebraciones de vecinos y visitantes entre calles y plazas, son el preludio de lo que te espera al finalizar la época estival con la Fiesta de la Mercé, donde sumergirte en las costumbres y las fábulas de Barcelona a través de sus desfiles de enanos y gigantes, castillos de humanos que te dejarán con el alma en vilo y danzas de diablos a la luz de la luna.